Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS) y formación en «Big Data»

21 febrero, 2020 agathos-naturaleza-seca-2019-img_20190910_145940

Este año el trabajo social sanitario cumplirá 115 años. Desde sus inicios y fruto de la Gestión de Casos, el registro de información psicosocial  de la persona enferma ha sido una técnica imprescindible.  Primero para realizar el adecuado seguimiento del caso. Segundo para, una vez la persona era dada de alta, archivar la información obtenida para futuras investigaciones retrospectivas.

Los archivos de las historias de trabajo social sanitario han supuesto desde siempre un importante banco de información biopsicosocial individual, familiar y comunitaria. También de la diversidad cultural. Con este nutrido almacén de datos de casos reales, las unidades de trabajo social sanitario, en potencia, siempre han podido realizar estudios de la demanda de ayuda, de los diagnósticos sociales sanitarios principales, etcétera. Y, lo más importante, evaluar la efectividad de los servicios prestados y los beneficios sociales obtenidos por los individuos, los grupos y las comunidades.

Estos estudios, sin embargo, siempre desde la óptica del trabajo social sanitario son muy escasos. No obstante, la potencialidad de los equipos profesionales para ejecutarlos está ahí porque los datos también están ahí, disponibles. La escasez de estas investigaciones se justifica, en parte, en la falta de tradición de la profesión para generar conocimiento y literatura científica en busca de evidencias. Realidad que, el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario, ha cambiado sustancialmente.  

Las tecnologías sanitarias, en desarrollo constante, han permitido pasar de tratar la información a mano, al más estilo «palito a palito», tal como se conocía en argot común el recuento de actividad que por cierto casi nunca cuadraba, a tratarla mediante técnicas de investigación con sofisticados programas de análisis. Para su correcta interpretación, se requiere el know-how de la disciplina, el trabajo social sanitario, la comprensión del objeto y objetivo de la profesión, de sus principios y valores.

La posibilidad de que, mediante el diseño de procedimientos y protocolos de trabajo social sanitario, el ejercicio diario sea equivalente al trabajo de campo de una investigación, permite generar grandes bases de datos, en poco tiempo se podrá hablar de un «Big Data» de la profesión.   

Desde hace años los Sistemas de Información Sanitaria (SIS) se han convertido en herramientas imprescindibles para la actividad gerencial, asistencial y, sobre todo, la investigadora y la académica. También son pilares para desarrollar políticas sanitarias y sociales basadas en la realidad de las poblaciones atendidas y no en especulaciones o elucubraciones de maestrillos de la oratoria, y ahora de las redes sociales, que sin escrúpulos venden «gatos por liebres» con el agravante, y esto es lo inquietante, de que encuentran fácilmente compradores de «gatos» que para más inri alardean de sus «liebres».

El desarrollo social en virtud del método científico se debe apoyar en datos reales, no en opiniones ni especulaciones. De ello ya advirtió hace más de un siglo el Dr. Cabot. Hoy, a diferencia de antes, cada profesional tiene en su mano verificar la autenticidad de las afirmaciones que, si bien se repiten y replican, pueden estar faltas de evidencias. Pueden ser hipótesis, pero es preciso probarlas.

En todas las áreas asistenciales, los diferentes colectivos profesionales del sistema sanitario con mayor o menor acierto han desarrollado Sistemas de Información Propios, en donde se recogen datos relativos a sus intervenciones, pero también de los otros colectivos para complementar la suya propia. En paralelo, las organizaciones sanitarias han promovido Sistemas de Información Transversales, estos últimos, casi siempre, mediante acuerdos interdisciplinarios en los que lamentablemente, el trabajo social sanitario ha tenido poca influencia y presencia. Una de las razones se puede encontrar en el peso que sigue teniendo la intervención a demanda, la cual, origina sesgos importantes que impiden tomar decisiones sobre la información disponible. En otras palabras, cuando la información generada carece de representatividad poblacional la toma de decisiones resulta inviable, se convierte en especulación.

El Conjunto Mínimo Básico de Datos, más conocido como el CMBD es posiblemente el sistema de información sanitaria pionero en España, el más antiguo con información médica. Con los años se ha sofisticado y hoy, junto con otras bases de datos, supone una importante herramienta de estudio con información demográfica, información de gestión, información relativa al uso de programas, información diagnostica etcétera. Pero, de nuevo, falta incorporar las bases de datos de las unidades de trabajo social sanitario. Este es un nuevo reto: crear un «Big Data» a partir de la información de los procedimientos y protocolos de trabajo social sanitario, información sobre los servicios prestados y con ello brindar al sistema sanitario y al de bienestar en general, el escenario de lo social desde lo social, desde el trabajo social sanitario.

En el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS-UOC) se forma a profesionales para valorar la importancia de los datos almacenados en sus sistemas de información. Mediante el desarrollo de competencias se les motiva a investigarlos e interpretarlos siempre desde el trabajo social sanitario. Ello significa que concluyen con propuestas tangibles para mejorar tanto los entornos sociales de las personas enfermas atendidas y de sus familias, como la organización de las unidades para ganar en eficacia y eficiencia.   

Como es sabido el «Big Data» es mucho más que almacenar datos. Significa  construir análisis cruzados, relacionar la información disponible con otra significativa. El mundo del «Big Data» de trabajo social sanitario exige un conocimiento profundo del funcionamiento del sistema sanitario, de los otros sistemas sociales. Por ejemplo, el de servicios sociales, el de trabajo, el de educación, etcétera, con los cuales, en virtud de la naturaleza de la Gestión de Casos, el trabajador social sanitario se relaciona.

En el «Big Data» de trabajo social sanitario se van a encontrar nuevas soluciones a las nuevas dificultades que la dinámica y organización social conforma en el día a día de las personas enfermas y sus familias. Aparecerán resultados relevantes que pueden cambiar el sentido de muchos procesos y con ello mejorarlos en favor de la mejora de la calidad. 

Barcelona, 21 de febrero de 2020 – Dolors Colom Masfret

Autor / Autora

Comentarios

Deja un comentario