Teletrabajo Social Sanitario, Big Data e innovación

El concepto de Big Data forma parte del lenguaje habitual de los medios de comunicación de masas pero también de los medios y organismos profesionales.

En  su ejercicio profesional, sobretodo en el plano asistencial, los trabajadores sociales sanitarios tanto de los hospitales como de los centros de salud, son depositarios de grandes cantidades información psicosocial de las personas enfermas que atienden y a la vez se convierten en parte de la información que manejan estas mismas personas en sus redes sociales. Uno siempre forma parte de alguna estadística, ya sea por estar, o por no estar. En aras a afrontar competentemente este futuro inmediato en el que los datos totales serán la base de la acción y de la toma de decisiones, desde las Unidades de Trabajo Social Sanitario se deben identificar los que son susceptibles de satisfacer las necesidades del Big Data para analizarlos bajo los mismos criterios que se analizan en otros campos. Las esferas vitales de la persona que conforman el diagnóstico social sanitario son una base de información excelente y fidedigna para vincular el trabajo social sanitario a los modelos de análisis del Big Data.

La gestión e interpretación  de grandes cantidades de información más allá de los datos evidentes y clásicos contenidos en la mayoría de historias de trabajo social sanitario, ello es incluyendo otros dispositivos, es un reto para la mayoría. Piénsese en plataformas digitales de salud capaces de generar algoritmos que permitan a los profesionales ayudar de manera más precisa a las personas enfermas, a su familia, a su entorno inmediato, incidir en su comunidad, diseñar recursos capaces de cubrir necesidades prestando ayudas de diferente complejidad asistencial. La motivación de la autonomía y la promoción de la salud de las personas enfermas o relacionadas con la enfermedad, supone ayudarlas en la justa medida que las permita ayudarse. Todo ello se da generando grandes cantidades de datos de los cuales no siempre se tiene conciencia pues exceden a los sistemas de información tradicionales.

La aplicación de modelos de Big Data en trabajo social sanitario supondrá un salto cuantitativo pero sobre todo cualitativo en la gestión de un presente cuya dinámica social proyectará realidades futuras interpretables profesionalmente. Indicará tendencias que evitaran errores en la planificación de apoyos. Ayudará a conocer más a cada persona, con sus particularidades.

En el ejercicio de sus funciones, los profesionales del sistema sanitario se convierten en grandes generadores de información en el área médica, psicológica, social, demográfica, una riqueza de datos cuyo análisis siguiendo modelos de Big Data, supondrá un avance en cada una de ellas, la asistencial, la preventiva, la investigativa, la docente, la gestión clínica y al promoción e información de la salud.

El cálculo de los días de estancia según grupos de diagnóstico que se trataron en los GRD (Grupos Diagnósticos Relacionados) fue una de las primeras experiencias, en bruto, de Big Data, relacionadas con el sistema sanitario y su gestión eficaz. En bruto porque la información estaba localizada, cosa que hoy además, está contenida en los diferentes dispositivos de las personas.

Las plataformas de salud son un hecho. En muchos casos, cuando el espacio es un límite (por ejemplo, vivir lejos y el acudir al centro de salud o al hospital se convierte en un problema) y el tiempo es un impedimento, (por ejemplo cuando los horarios de visita son incompatibles con la vida de uno), las plataformas digitales para el desarrollo del teletrabajo social sanitario son una alternativa inclusiva que, en beneficio de las personas, sustituirán las formas clásicas de la asistencia que sin proponérselo, con su organización actual, pueden resultan excluyentes. Véase sino la falta d asistencia a las consultas. La era digital, el internet de las profesiones, muestra horizontes llenos de nuevas posibilidades para las personas que necesitan ayudas y apoyos, también para los trabajadores sociales sanitarios que están en disposición y capacidades para prestarlos.

Cada vez es más frecuente encontrar a personas enfermas y familias que utilizan plataformas de salud y tecnologías de comunicación digital para consultar problemas a los profesionales que les atienden. Si uno escribe «apps de salud» en cualquier buscador, se encuentra una devolución ingente de entradas. Es evidente.

Las TIC suponen un cambio de paradigma dentro del sistema sanitario y del proceso asistencial, no solo en la vertiente médica y de enfermería, también en la vertiente relativa al trabajo social sanitario y por ello la UOC, la primera Universidad online y líder mundial en la formación de trabajadores sanitarios, innova y lidera experiencias docentes que satisfagan las nuevas necesidades de las personas afectadas, de los profesionales y de la institución sanitaria en la era digital.

Barcelona 18 de mayo de 2017 – Dolors Colom Masfret

Abierta la matrícula para quinta edición del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario

Hace unos días se abrió la matrícula para el inicio, en octubre próximo, de una nueva edición del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS). De nuevo se desborda el ajetreo que supone el principio de un curso académico, la quinta edición, y se mezcla con el ajetreo del ir acercándose al final de otro curso académico, el correspondiente a la cuarta edición.

Se hace extraño tomar conciencia de que las promociones del MUTSS se van sucediendo unas a otras como si el máster siempre hubiera estado ahí. Una promoción tras otra, va borrando los esfuerzos que lo posibilitaron y dan paso a las múltiples posibilidades de crecimiento profesional con un futuro prometedor.  Y así es como pacientemente, las marmitas del tiempo van tejiendo la sábana del pretérito y convierten en historia un tiempo que pasó, que era distinto, un tiempo en el que el reclamo de la formación especializada en trabajo social sanitario copaba la mayoría de los eventos profesionales.

Este presente es posible gracias a las voluntades y los anhelos de muchos profesionales, ya sea en su rol de profesor o de alumno, pero siempre dentro del círculo virtuoso de aprender y enseñar, enseñar y aprender.

La generación de conocimiento es mucho más dificultosa que la generación de opinión. La primera requiere de tiempo, paciencia en la observación, validación de las hipótesis, tenacidad, repeticiones, frustraciones, la segunda poco más que tenerla y poderla volcar en cualquier lugar. .

Que el tiempo pasa rápido es una expresión cristalizada en tópico pero no deja de ser una realidad. Por Sant Jordi  me topé con un fragmento de Esopo, 620 aC. 560 aC., lleva por título El pastor y el mar lo tome prestado al filósofo para felicitar el día del Libro y la  Rosa a los alumnos. Dice:

“Un pastor que cuidaba su rebaño en las costas, veía al mar muy calmado y suave, y planeaba con hacer un viaje de comercio.

Entonces vendió todo su rebaño y lo invirtió en un cargamento de dátiles, y se echó a la mar. Pero vino una fuerte tempestad, y estando en peligro de hundirse la nave, tiro por la borda toda la mercancía, y escasamente escapó con vida en la barca vacía.

No mucho tiempo después cuando alguien pasaba y observaba la ordenada calma del mar, él le interrumpía y le decía:

-De nuevo está el mar deseando dátiles y por eso luce calmado.

Nunca generalices conclusiones basándote en un solo suceso.

Los buenos actos siempre son recompensados.

En, www. epdlp.com

Os esperamos en el curso académico 2017-2018.

Barcelona 11 de mayo de 2017 – Dolors Colom Masfret

Hoy 11 de Abril es el día del Trabajador Social Ecuatoriano: Felicitaciones desde el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario

Felicidades amigas y amigos, trabajadores sociales y trabajadores sociales sanitarios de Ecuador. En especial los trabajadores sociales sanitarios del Hospital Eugenio Espejo y otros con los que acabamos de tener un encuentro virtual, online, pero como siempre, cálido y afectuoso. La distancia, considerable, no nos ha arrebatado el placer de vernos ni el debate profesional. Los profesionales que siguen este blog, ellos y ellas, en algún momento se unirán también a su celebración.

Nos hemos reunido profesionales de trabajo social sanitario del Hospital Eugenio Espejo, autoridades del  Departamento de Normatización del Ministerio de Salud Pública, Trabajadoras Sociales del Seguro Social, de la Policía, del Hospital Militar, de Solca y de cada hospital del Ministerio de salud.

Ha sido un placer felicitarles y unirme a su Día del Trabajo Social, fecha en la cual se promulgó la Ley de Ejercicio profesional, con la videoconferencia sobre la «Planificación del alta social y el Proceso». Para resumir, hemos tratado «El procedimiento de la planificación del alta hospitalaria y los servicios prestados desde el trabajo social sanitario, subrayo servicios, no recursos, que siempre se apoyan en un diagnóstico social sanitario previo».

El recorrido a veces parece muy largo, sinuoso, difícil de seguir. Los obstáculos nunca faltan en nuestra profesión, eternamente cuestionada por individuos que quieren transformarla, por interés o por ignorancia, en otra cosa. Algunos parece que desean devolverla a los años de la caridad y no les interesa para nada que investiguemos y sobre los resultados proponer fórmulas asistenciales nuevas para que este Estado del Bienestar, tan distinto según las naciones, tenga en todo el mundo la misma finalidad, «ayudar a las personas a ayudarse» y con ello convertirlas en las protagonistas de su propio desarrollo. Las ayudas no pueden generar dependencias extrañas de instituciones y organizaciones que, con voluntad o sin ella, limitan las vidas de quiénes las reciben.

Los trabajadores sociales sanitarios transitamos por ahí. Andando lo que hay que andar, si no desfallecemos, llegaremos a donde vamos: a que el trabajo social sanitario sea reconocido como una profesión y un instrumento profesional de desarrollo individual y por ende, de desarrollo social. Lo importante es el avance, el evitar el estancamiento, el no distraerse con los espejismos que se aparecen en el desierto intelectual en el que vivimos. Lo importante es el adaptarse, la lección, una de las muchas que nos dejó Charles Darwin atraído por su tierra y el archipiélago de las Galápagos. Uno de sus muchos legados se puede resumir muy sucintamente como que «Sobreviven las especies capaces de adaptarse a lo  nuevo, no las que están adaptadas».

Al cambiar la palabra «especies» por la palabra «profesión» se puede colegir que las profesiones, de la mano de sus profesionales, también están sujetas a una selección natural que puede llevarlas a su desaparición. El trabajo social, el trabajo social sanitario no está exento de riesgo si no somos capaces de adaptarlo a las nuevas realidades y, como profesionales superarlas mediante el método científico y evitando caer en la opinión, puesto que si de opinión se trata, cada cual tiene la suya. Es muy distinto contar con la capacidad de adaptarse, superarse, no perderla, que estar adaptado, ahora se dice «vivir en la zona de confort».

Recordemos nuestras funciones, las que nos asignó el Dr. Cabot cuando pensó la profesión: la prevención, la investigación, la docencia y la asistencia.

Acabamos de tener el encuentro virtual, es la tarde para ustedes en Quito, es negra noche para mí en Barcelona. Pero ahora nos queda el sabor de lo vivido, lo hablado, lo sentido, lo debatido y experimentado con relación al trabajo social sanitario.

Gracias por su invitación y de nuevo Feliz Día del Trabajo Social en Ecuador.

Barcelona (con el alma en Quito), 11 de abril de 2017 – Dolors Colom Masfret

Día Mundial del Trabajo Social: imaginando el Doodle de Google

Ayer imaginaba que hoy los trabajadores sociales nos levantaríamos con una sorpresa: un Doodle en Google. No ha sido así… Oh! En fin… Quizás el año que viene… Por favor señores de Google, piensen en nuestro Doodle, por la relación que mantenemos a diario con sus medios, nos merecemos un Doodle.

Quizás en Google no saben, tampoco tienen porqué, que una de las profesiones más magnificas del Mundo es el Trabajo Social, Treball Social, Traballo Social, Gizarte Lana… Trabalho Social, Social Work, Travail Social, Soziale Arbeit… y podría seguir porque el Trabajo Social está presente allá en donde hay personas que necesitan alguna ayuda. En sus enormes bases de datos señores de Google encontraran mucho sobre Trabajo Social.

Menuda profesión. Cuando las personas que necesitan ayuda se encuentran con la nada, cuando el olvido parece cebarse con los más frágiles, seguro que cerca se encuentra un trabajador social, o varios, tratando de cambiar realidades y percepciones. Si sabemos que ante las dificultades el primer recurso en la vida de uno, es uno mismo, también sabemos que el segundo recurso es el trabajador social, él o ella. Son muchas las «ellas» que componen la profesión pero cada vez son más los «ellos» que se unen a esa manera de crear un mundo en el que los problemas evitables (prevención primaria) se eviten (acción, acción, acción) y las personas vivan y disfruten de su máxima autonomía (solución). Este mundo existe, no es una entelequia. ¿Dónde, dirá alguien? Pues en cada despacho de trabajo social hay uno.

Felicidades y gracias a los profesionales del Trabajo Social. Sí, hoy es el Día Mundial del Trabajo Social, de los Trabajadores Sociales, en mayúsculas. Aunque no tengamos Doodle en Google y aunque para muchas personas que han recibido ayuda de trabajadores sociales, ese día pase desapercibido. Nos gusta celebrarlo y explicarlo.

Gracias a los trabajadores sociales que han escogido esta profesión y no otra, gracias por dar rienda suelta a su vocación en tiempos de hielo y fuego, de pobreza que generando riqueza, no logra desaparecer… de… faltan nuevas palabras para describir los tiempos actuales pero no importa: ahí está el Trabajo Social capaz de enfrentarse a monstruos, o lo que sea, sin nombre.

Gracias a los trabajadores sociales por estar y seguir cuando no queda nadie o casi nadie, gracias por alimentar con su presencia, su esfuerzo y tenacidad, los vacíos y déficits del sistema. Gracias por nutrir con su energía psíquica, esa que mueve montañas, los ánimos e interior de las personas con dificultades, con interrupciones vitales, ayudándolas a ayudarse, a descubrir que la primera solución está dentro de sí.

Gracias a los trabajadores sociales por saber combinar el arte de la atención con el método científico, por saber ganar, día a día, capacidad resolutiva, por sacar de donde no hay y poner donde no cabe, por desarrollar su creatividad e ingenio al servicio de la sociedad. También, gracias por su firmeza, cuando se precisa, ante quienes con responsabilidades hacen dejación de ellas.

En definitiva, gracias por estar, ser y seguir ahí, porque ello significa que en este Mundo que se deshilacha, la esperanza sigue viva.

Para finalizar, gracias a los estudiantes de trabajo social que desbordando juventud, sienten la vocación, la fuerza para tomar el relevo y así, dar continuidad a la profesión y seguir mejorando el Mundo. No es una pretensión, es una responsabilidad.

Barcelona, 21 de marzo de 2017 – Dolors Colom Masfret

Reunión entre la Presidenta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS) y el Director General de Ordenación Profesional del MSSSI

Hemos dado otro paso. Hace poco más de un mes a mediados de febrero, en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) tuvo lugar la primera reunión entre el Director General de Ordenación Profesional, la Presidenta de la SCETSS y quien escribe este post como Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario.

Siempre hemos dicho que cuando estuviéramos en disposición de dar el primer paso lo daríamos y me congratula poder decir que este primer paso, a veces muy difícil, está dado.

Aprovecho este espacio para agradecer al Director General el tiempo que nos dedicó asumiendo amablemente el rol de abogado del diablo para ponernos ante las enormes dificultades que lo que estábamos proponiendo supondría. También agradezco el tiempo del otro letrado que nos acompañó poniendo algunos puntos extraviados sobre la «i» correspondiente. La reunión sirvió para explorar las vías reales, las fases y los pasos, que nos pueden conducir al objetivo anhelado por muchos trabajadores sociales sanitarios: su reconocimiento como profesionales sanitarios.

Considerando el escenario actual en el que tenemos un título oficial en Estudios de Ciencias de la Salud, a la pregunta ¿puede el trabajo social sanitario reconocerse como una profesión sanitaria? La respuesta fue: «Podría, no lo veo claro, me lo tendréis que argumentar muy bien, pero podría».

Como era de esperar  necesitamos evidencias y argumentaciones pero a día de hoy estamos convencidas de que las tenemos. En esa línea estamos trabajando, tanto desde la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario fundada el pasado mes de agosto, como desde la Dirección Científica del Master.

Sabíamos, y en la reunión se nos confirmó, que el camino será complicado pero lo más importante es que hay camino por andar, un camino que, si lo andamos adecuadamente, nos conducirá al reconocimiento de la profesión. Decía Ortega y Gasset sobre la vida de uno: «esta vida que nos es dada, está toda por construir». De igual modo este camino que existe y nos lleva al reconocimiento de profesionales sanitarios, no está trazado, lo deberemos bosquejar con cuidado sobre las nuevas evidencias que desde hace pocos años acompañan a la profesión.

Si otra cosa quedó clara es que la idea de la especialización a través de la residencia es una vía muerta.

Tenemos mucho por hacer pero lo haremos, lo estamos haciendo. Y repito el camino será largo y lleno de incertidumbres, pero lo recorreremos.

Igual que la propuesta de creación del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario fue un esfuerzo titánico y un parte importante de la profesión estaba convencida de la imposibilidad de su materialización, pero aquí está por la cuarta edición, la propuesta para lograr el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria también lo será. Pero, ahora, a diferencia de hace unos meses, unos pocos, hemos dejado de especular y dar palos al aire, estamos preparando el dossier de la propuesta siguiendo las pautas que en esta reunión se nos indicó.

Iremos dando la información relevante al respecto pero como he señalado, nadie debe pensar que esto será «soplar y hacer botellas».

Uno de los primeros compromisos es la elaboración de un Atlas del Trabajo Social Sanitario en España.

Barcelona, 14 de marzo de 2017 – Dolors Colom Masfret

2017 centenario de la publicación de “Social Diagnosis” de Mary E. Richmond y de la reedición de “Social Work in hospitals, a contribution to progressive Medicine” de Ida M. Cannon

Este año 2017 es un año que rebosa centenario siendo varias las efemérides que convergen en el trabajo social y el trabajo social sanitario.

En abril de 1917 Mary E. Richmond (1861–1928) firmaba el prólogo de Social Diagnosis y en mayo del mismo año, la primera edición del libro llegaba al gran público. El éxito de la obra puede inferirse por lo rápido que se agotó y reeditó. La segunda edición se publicaba al mes siguiente, en junio y en octubre del mismo año 1917 se editaba la tercera.

Por otra parte, en octubre, siempre dentro de 1917, se reeditaba el libro de Ida M. Cannon Social Work in hospitals, a contribution to progressive Medicine,  un clásico para el trabajo social sanitario que vio la luz por primera vez en octubre de 1913, y coincidencias, cien años después, en octubre de 2013 se iniciaba la primera edición del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario de la UOC.

Un momento íntimo entre el autor y su obra suele darse cuando piensa en la dedicatoria. A quién dedica el libro. Suelen ser muchas las personas que acuden a la mente y finalmente, salvando las excepciones que seguro las habrá, se decide por aquella o aquellas que son parte de ese minuto en que el libro que gestó como proyecto. Siempre es una curiosidad saber a quién va dedicado el libro pues es una oportunidad de estar en los andamios de la creación. Mary E. Richmond dedicó Social Diagnosis a Zilpha Drew Smith (1852-1926), escribió: «A Zilpha Drew Smith cuya fe constante en las posibilidades del trabajo de caso social ha sido la inspiración de esta libro y de su autor». Poco se ha estudiado de la obra de Zilpha Drew Smith pero su figura es de gran valor para el trabajo social al centrarse en la organización y la importancia de la transmisión de la información para evitar duplicidades, además de diseñar un screening de detección de emergencias sociales mediante visitadores amistosos en el domicilio.

Pero si para el trabajo social sanitario hay un referente, éste es Ida M. Cannon (1877- 1960). Su libro, antes citado, lo dedicó a Richard C. Cabot (1868-1939), con las siguientes palabras «Al Dr. Richard C. Cabot cuya perspicacia, imaginación constructiva y espíritu pionero y sin miedo, han sido los factores principales en este país para comenzar y llevar el servicio social hospitalario organizado a su estado actual». El libro de Ida M. Cannon presenta entre otros avances del trabajo social hospitalario el gran paso dado al converger el diagnóstico médico con el diagnóstico social desde el principio del ingreso de la persona y con ambos desarrollar el diagnóstico integral de la persona enferma lo que implica una intervención integral. De Dr. Richard C. Cabot se conoce mucho con relación a su visión holística de la medicina y el significado de los aspectos psicosociales en la recuperación de la persona enferma. Pero conviene recordar que además de crear la primera plaza de trabajo social hospitalario el 3 de octubre de 1905, la sufragó con su propia economía.

Como siempre para estas fechas empezamos a atisbar el próximo 3 de octubre día en el que tiene lugar el Encuentro anual de Trabajo Social Sanitario de la UOC y desde hace dos años la celebración del día Internacional del Trabajo Social Sanitario. Celebración que se apoya precisamente en la creación de esta primera plaza de trabajadora social hospitalaria por parte del Dr. Cabot, plaza que como se ha señalado en numerosas ocasiones en este blog, ocupó Garnet I. Pelton. Sin embargo, a los pocos meses enfermó de tuberculosis y tuvo que retirarse, siendo sustituida por Ida M. Cannon.

Para este año 2017, el VI encuentro de Trabajo Social Sanitario de la UOC tendrá lugar los días 3 y 4 de octubre y se celebrará conjuntamente con el I Simposium de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario y parte del tiempo lo dedicaremos especialmente a profundizar en la obra de Mary E. Richmond e Ida M. Cannon.

Otro centenario de este 2017 y que no nos es ajeno a los trabajadores sociales sanitarios es la publicación de “Die ärztliche Diagnose. Beitrag zur Kenntnis des ärztlichen Denkens”  [El diagnóstico médico. Contribución al conocimiento del pensamiento médico de Richard Koch], citado por F. Topfer y U. Wiesing en The medical theory of Richard Koch I: Theory of science and ethics, artículo publicado en Medicine, Health Care and Philosophy (2005) 8:207–219. Pero de Richard Koch escribe sobre todo Pedro Laín Entralgo médico humanista y autor imprescindible para los profesionales del sistema sanitario, quién lo cita también en numerosas ocasiones en su libro «El diagnóstico médico. Historia y teoría» publicado por Salvat Editores en 1982.

El tiempo pasó para ellos, los pioneros, y pasará para nosotros sus herederos intelectuales. Absorbidos por el día a día a veces olvidamos quienes somos como profesionales y a quién nos debemos. De vez en cuando, a modo de auxilio, el presente nos convoca, sea en aulas, simposios, encuentros… y nos vincula a ellos a la vez que nos compromete a ampliar su legado, hacerlo más grande todavía.

Barcelona, 19 de febrero de 2017 – Dolors Colom Masfret

El placer de leer a las pioneras del trabajo social sanitario

Hace más de un siglo, profesionales de consultorios y hospitales verificaron que la vivencia de la enfermedad, el entorno de la persona enferma, su capacidad económica, influían en el incumplimiento (o cumplimiento) terapéutico. Profesionales que en su día a día veían cómo algunas personas carecían de posibilidades y recursos propios para seguir con las indicaciones que ellos les daban para mejorar su salud y alcanzar un mejor bienestar. Fueron médicos como William Osler, Charles P. Emerson y Richard C. Cabot, en especial este último, quienes llevaron al terreno de la medicina moderna el estudio de los aspectos psicosociales de la enfermedad como hoy la conocemos.

Desde 1905 con la creación de la primera plaza de trabajo social hospitalario, la profesión empieza a desarrollarse como lo hacían las profesiones con las cuales convivía, siguiendo el método científico en la validación de los métodos aplicados. Con sus conocimientos, investigaciones, observaciones, sembraron el camino del que hoy nos nutrimos como herederos de sus enseñanzas. Nos dejaron sus teorías, métodos, modelos y a día de hoy siguen siendo esenciales. Nos enseñaron a comprender el trabajo social sanitario y nos enseñaron a diferenciarlo de otras expresiones de ayuda. La profesión nació y se instauró para estudiar las realidades psicosociales de personas enfermas, de sus familias, para diagnosticarlas y para intervenir. Las pioneras detallaron sus pasos y nos dejaron metodologías de trabajo refinadas para el abordaje de las densidades humanas.

Sus textos están ahí. En cada lectura es inevitable sentir que se toca la esencia del trabajo social sanitario, uniéndose a ello un sentimiento de pertenencia a una profesión que desde sus inicios ha marcado diferencias con otras en las que las personas, los protagonistas, asumen un papel más pasivo.

La experiencia de los últimos años, primero en el postgrado y ahora con el máster de trabajo social sanitario muestra el entusiasmo que genera en la mayoría de estudiantes ese vínculo con lo que es su historia, el encuentro con textos escritos por los médicos que pensaron el trabajo social sanitario y por las primeras trabajadoras sociales hospitalarias.

El dicho «la historia se repite» a cierta edad deja de ser dicho y se convierte en hecho. Cada equis tiempo «la historia se repite» y es entonces cuando el conocimiento de lo ocurrido aquellos primeros años, el sumergirse en las razones y causas que gestaron, por aquel entonces, esta nueva profesión, permite reconocer con gran rapidez escenas que se superaron y también identificar el cómo se superaron. Este conocimiento de la  historia de la profesión permite acceder a sus réplicas y defensa de los derechos de las personas vulnerables y frágiles.

La mayoría de las veces es un placer leer, o releer, argumentos que años atrás desovillaron estrategias para enfrentarse a grandes problemas sociales relacionados con la enfermedad y su vivencia. La argumentación asumida como el ejercicio de razonar sobre una idea, apoyar un proyecto, desarrollar una propuesta, promover una intervención, etcétera, debe ganar actores y desde la universidad tenemos la responsabilidad de motivar a los alumnos para adentrarse en las lecturas de los textos de las pioneras, auténticos andamios con los que se construye el presente. Esta vinculación con la historia de su profesión fortalece sus recursos personales para, ante adversidades organizativas, seguir actuando como trabajadores sociales sanitarios.

Puede que llegue un día en el que las instituciones sanitarias estén tan revueltas y deshilachadas que obligue a los trabajadores sociales sanitarios, ellos y ellas, a retroceder a escenarios que creíamos superados y resueltos.

Barcelona, 31 de enero de 2017 – Dolors Colom Masfret

El Trabajo Social Sanitario en el BOE y algo más

Estos últimos meses he comprobado de nuevo que las administraciones de algunas Comunidades Autónomas siguen instaladas en el discurso obsoleto de que el Trabajo Social Sanitario como tal no existe. Si bien hace unos años no había más que asumir la realidad ahora ésta ha cambiado y es un placer cuando puedo aclarar que ello no es así y para no quedar en la retórica les facilito dos BOE en donde el Trabajo Social Sanitario aparece con todas sus letras.

Resolución de 2 de octubre de 2014, de la Secretaría General de Universidades, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 26 de septiembre de 2014, por el que se establece el carácter oficial de determinados títulos de Grado y su inscripción en el Registro de Universidades, Centros y Títulos.

Resolución de 18 de marzo de 2015, de la Universidad Oberta de Catalunya, por la que se publica el plan de estudios de Máster en Trabajo Social Sanitario.

La importancia de que en el BOE se reconozca y cite el Trabajo Social Sanitario supone grandes ventajas para el desarrollo e implementación de la profesión en el sistema sanitario si bien ello siempre dependerá de los propios profesionales, ellos y ellas,  y su ejercicio.

Nunca antes de 2014, el Trabajo Social Sanitario se había citado en el BOE como disciplina con contenidos académicos propios y especializados, como título oficial. Se puede colegir, entonces, que lo que no aparece en el BOE, aun existiendo, está en el aire, carece de forma jurídica, siendo difícilmente defendible por más manifiestos y declaraciones de intenciones que se reúnan.

A modo de ejemplo para ilustrar dicha afirmación hace unos años el Tribunal Superior de Justicia de Galicia dictó la Sentencia num. 28/2007 de 24 enero. Aprovecho para agradecer al profesor Josep Corbella su amabilidad y generosidad al facilitarme el texto completo de dicha sentencia publicada y obtenida del fondo documental de Aranzadi Fusión.

En su momento el Colegio Oficial de Trabajo Social de Galicia interpuso una demanda por el «acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Concello de Ponteareas en sesión de 4 de abril de 2005 por el que se aprobaban las Bases para la cobertura con carácter interino de plazas reservadas para la contratación temporal de personal laboral de dicho Concello».

Como las cosas no son lo que empiezan siendo, sino lo que acaban siendo, señalaré aquellas partes de la sentencia que aunque inquietantes reflejan la realidad de aquel momento y deben motivarnos a desarrollar un pensamiento más pragmático y estratégico, un pensamiento crítico con quienes se columpian en la falacia, definida en la RAE como «Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien». Después de las palabras y grandes declaraciones casi siempre se requiere de la acción que lleva a un resultado. Cuando se pasan años y años repitiendo lo mismo sin lograr ningún movimiento efectivo, ningún cambio, dicen los analistas que no se busca ningún movimiento real y no se quiere cambiar nada. Regla número uno del Trabajo Social y por supuesto del Trabajo Social Sanitario: La verdadera voluntad de cambio.

Pasemos a la sentencia. Escribe el juez en el punto segundo de los Fundamentos Jurídicos:

«La sentencia apelada desestima el recurso contencioso administrativo promovido al entender que el acuerdo recurrido no evidencia arbitrariedad de ningún tipo, que responde a las facultades de autoorganización que a la Administración corresponden y que nada impide a los Diplomados en Educación Social poder acceder al Grupo II, Categoría Asistente Social, en igualdad de condiciones con los Diplomados en Trabajo Social».

Sigue en el punto Tercero.

«Con acertado criterio, el Juez de instancia establece, en la sentencia recurrida, una consolidada doctrina jurisprudencial diferenciando los conceptos de discrecionalidad y arbitrariedad, para concluir, en el supuesto enjuiciado, con la total exclusión de esta última.

Centra dicho Juzgador el debate, como no podía ser de otro modo, sobre la potestad de autoorganización que a la Administración compete. Y en este punto sostiene que la concreción de las titulaciones exigibles para el acceso a determinados puestos de trabajo, al margen de su carácter laboral o funcionarial, ha de responder al denominado perfil de la plaza, pues lo contrario sí implicaría la arbitrariedad aludida.

La normativa reguladora, contenida en el artículo 12 del Anexo del Real Decreto 1420/1991, en relación a la Diplomatura en Educación Social, indica que tales enseñanzas deberán orientarse a la formación de un educador en los campos de la educación no formal (incluidos los de la tercera edad), inserción social de personas desadaptadas y minusválidos, así como en la acción socioeducativa. A simple vista se puede colegir que tales funciones son coincidentes con las de un Asistente social. Por su parte el Real Decreto 1431/1990, en referencia a la Diplomatura en Trabajo Social se muestra más escueto al limitarse a establecer, sin definir las funciones, que tales enseñanzas deben encaminarse a proporcionar una formación adecuada en las bases teóricas y en las técnicas del trabajador social. Idéntico silencio mantiene el Decreto 54/2005 de la Xunta de Galicia que aprueba los estatutos del Colegio profesional recurrente».

La ambigüedad y la falta de precisión son malas compañeras de viaje cuando se pretende una presencia clara y concisa en las organizaciones. Y si no queríamos caldo, pues dos tazas. Sigue la misma Sentencia:

«La alusión al Código Deontológico de la profesión del Trabajo Social, aprobado por la Asamblea General de Diplomados en Trabajo Social, si bien refiere ya unas funciones propias de estos profesionales, carece, como es obvio, del necesario valor normativo fuera del ámbito puramente interno del propio Colegio profesional.

En consecuencia, no concurriendo razón alguna que aconseje excluir del acceso a los puestos de trabajo convocados a los Diplomados en Educación Social, procede, con confirmación de la resolución impugnada, la desestimación del recurso de apelación promovido».

Las cosas hoy seguramente son distintas. El ejemplo busca ilustrar la desembocadura de determinados caminos que no llevan a Roma sino al desastre. Sobra señalarlo pero para evitar caer en el plagio, definido en la RAE como «Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias» los textos reproducidos se han transcrito entre comillas, cursiva y se cita la fuente.

Otro año que se acaba, aunque sea caer en el tópico, les deseo un Próspero año 2017.

Barcelona, 31 de diciembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Felicidades a la Unidad de Trabajo Social Sanitario del CSMA de Granollers de Benito Menni

«En el marco de VII edición de los Premios de Innovación en Gestión de la Unió Catalana d’Hospitals Benito Menni CASM  recibe el primer Premio Innovación en Gestión de pacientes».  Así reza el comunicado oficial del hospital Benito Menni.

Desde el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario nos unimos a la alegría por la buena noticia y felicitamos a los integrantes, ellos y ellas, del programa. Es un honor que haya sido Elena Sanchez Echevarría, trabajadora social sanitaria del CSMA de Granollers, y máster en trabajo social sanitario de la primera promoción, quien, junto con la doctora Blanca Navarro coordinadora del CSMA, haya recogido el premio.

El programa premiado Soporte Social en Salud Mental a la Primaria Social y Sanitaria, es un ejemplo de promoción de recursos, servicios y nuevas fórmulas de atención para la asistencia de las personas dentro de este mundo actual sometido a un constante cambio. Un cambio que además se da con rapidez y por ello la acción profesional debe ser capaz de tomar la misma velocidad. El programa también es un ejemplo de trabajo en equipo interdisciplinar en el que el trabajo social sanitario es parte activa y reconocida.

Se ha señalado muchas veces en este espacio que los profesionales tienen la responsabilidad de promover acciones, servicios, programas, que beneficien a las personas atendidas y las ayuden a reconstruir su día a día. El programa premiado ilustra y da contenido a ese discurso ampliamente aceptado que a veces parece difícil de satisfacer en la práctica del día a día.

Los tiempos son difíciles, pero es en tiempos difíciles que el trabajo social en general y el trabajo social sanitario en particular se crecen. El reto de incorporar el trabajo social sanitario a los equipos  y que ello sea la norma y no la excepción sigue ahí, pero programas como el premiado vienen a remover esas zonas de confort que tantas inercias generan.

Felicidades y gracias por la entrega.

Barcelona, 21 de diciembre de 2016 – Dolors Colom Masfret