¡Empezamos el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario!

Ayer 16 de octubre de 2013, finalmente, se levantó el telón en las aulas del «Máster Universitario de trabajo Social Sanitario».

Poco a poco las aulas de las diferentes asignaturas se van llenando de alumnas, alumnos y la actividad empieza a bullir. Cada cual comienza ese recorrido exploratorio de los diferentes espacios de esa ágora virtual pero visible y palpable que a partir de ahora permanecerá abierta las 24 horas del día, todos los días del año y confiemos que por los años.

El tiempo nos irá relevando, sin duda, de eso trata el vivir, pero los que hemos tenido la suerte de estar aquí, ahora, ese 16 de octubre de 2013, por cierto, también fue un mes de octubre en 1905, cuando se creó la primera plaza de trabajo social sanitario, insisto los que estamos asistiendo a ese momento, sea como alumnos del Postgrado primero, del Máster ahora, sea como consultores o como profesores, como directores o como autores, gestores y técnicos, los que apasionados por el Trabajo Social Sanitario, hemos sido tocados por la Fortuna de vivir este momento profesional, mantendremos en nuestra memoria, grabado a fuego, el recuerdo de estos días de trasiego infinito.

Ahora, en este justo momento para los que estamos vinculados a esta realidad, la expectación es máxima. Para todos es un programa universitario nuevo que se desarrolla en un espacio nuevo pero que a los profesionales del trabajo social sanitario nos acerca a esa circunstancia tantas veces debatida, imaginada, anhelada, reclamada, etcétera, que es la especialización. Todavía falta, pero los pasos que vamos dando nos acercan al hecho en sí.

Finalmente las aulas del Postgrado de Trabajo Social Sanitario, la primera semilla que posibilitó este vergel en el que nos adentramos estos días, quedarán en el silencio que llega después del logro. La última escena, en casi todos los escenarios, pertenece al silencio que se queda para recordarnos que allí hubo vida, personas, emociones. Sea para disfrutar, para recordar, o para emocionarnos, el silencio siempre es el último en irse aunque a veces se quede para siempre.

Las expectativas, la motivación de cada alumna, alumno, se suman dentro de esa virtualidad que nos permite avanzar en una nueva realidad profesional. Los deseos del alumnado, sus expectativas, el cómo vinculan este conocimiento a su futuro profesional, enfatizando en la palabra profesional, son sin duda el principal motor que mueve esa nave recién levantada.

Gracias por estar ahí y gracias por seguir ahí.

Barcelona, 17 de octubre de 2013 – Dolors Colom Masfret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s