Que seamos los únicos no nos convierte en líderes, ser los mejores sí

El «liderazgo», un concepto desgastado en lo discursivo e ideológico pero valorado y aclamado en la praxis es una de las actitudes que desarrollamos en los alumnos del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Entre los objetivos del equipo docente y técnico, está que los alumnos a los que formamos se conviertan en los mejores dentro de su ejercicio profesional y que la aplicación del conocimiento adquirido, contribuya a incrementar las cotas de bienestar y salud de la población. En paralelo, aspiramos a que esta competencia se les reconozca dentro el sistema sanitario. Otra meta, además, es que los alumnos del Master sientan la responsabilidad otorgada por su saber y que, consecuencia de ello, desarrollen los recursos propios (intelectuales, comunicativos, teóricos…) para ejercer este liderazgo en sus respectivos lugares de trabajo. ¡Fuera complejos!

El desarrollo de líderes en el siglo XXI requiere que éstos se apoyen en los medios adecuados para que su acción sea correcta y ética. Los tiempos que vienen no serán tiempos de discursos que están todos dados, no serán tiempos de promesas que están todas hechas, serán tiempos de acción, de movimiento constatable, pero no de cualquier acción ni de cualquier movimiento, solo valdrá el que corresponda, el adecuado, como la llave corresponde a la cerradura. Cada realidad requiere intervenciones concretas y los trabajadores sociales sanitarios de Master se están formando para diagnosticar cada una de estas realidades individuales y comunitarias. No nos importan los problemas, nos importan las personas que sufren los problemas, cómo los resuelven, lo señaló Helen Harris Perlman.

No se trata de juntar rotos con descosidos,  ni el hambre con las ganas de comer, se trata de que las personas sean parte activa, real, no a modo de lema, y sientan también su responsabilidad, en lo que respecta a su salud y la de su familia, se refiere.

Sin duda, si existe una profesión que desarrolla esta responsabilidad personal es el trabajo social sanitario.

Ello, no porque sí, sino porque detrás de los profesionales bulle una formación que integra, racionalmente, lo social con lo sanitario tanto en lo individual como en lo comunitario. Detrás de cada profesional se encuentra un conocimiento que le permite discernir circunstancias, más que adivinarlas, y actuar sobre ellas para transformarlas, más que maquillarlas o esconderlas debajo de la alfombra de la burocracia. Algunas profesiones, el trabajo social sanitario es una de ellas, se desparraman sobre el todo, no son una sola acción actuando sobre una sola circunstancia. Por su naturaleza, no pueden ser uno, igual que un bodegón no es el pan, o la manzana, o la fuente de uvas, o las ciruelas… el bodegón es todo el conjunto de los elementos que lo componen. La naturaleza del trabajo social sanitario lo lleva a penetrar en lo laboral, lo familiar, lo relacional, la salud por supuesto, lo económico, los temores, las fortalezas, los anhelos… etcétera.

La combinación que en su saber empiezan a atesorar los trabajadores sociales sanitarios formados en el Master, también en el Postgrado, les permite situarse en la vanguardia profesional, innovando y promoviendo a las personas respetando su propia idiosincrasia y evitar a la vez que las organizaciones pierdan el Norte.

El hecho de que no haya otra oferta formativa oficial y reconocida en Estudios de Ciencias de la salud, ni en España, ni en Europa, ni en el Mundo, podría envanecernos a los que zarpamos en este barco y hacernos caer en la pretensión de que el Master por su unicidad, es la cuna de los nuevos líderes del Trabajo Social Sanitario.  Ni mucho menos. Para ello no es necesario ser únicos, si no ser los mejores.

El sistema universal por antonomasia es el sanitario pues todo individuo cuenta con un equipo de atención primaria de referencia, un equipo formado por profesionales de la medicina, de la enfermería y del trabajo social sanitario. Cuando los equipos están incompletos, que los hay, es responsabilidad de los otros miembros velar para lograr su completitud. No vale jugar a la multifunción, ni al pluralismo, ni al «no importa quien lo haga», porque sí que importa. Cada profesional se ha formado para una profesión determinada y si bien debe tener conocimiento sobre las otras dimensiones de la persona (el médico, la enfermera, sobre lo social y el trabajador social sanitario sobre lo médico) no puede intervenir sobre ellas. No debe, porque entonces damos entrada a los charlatanes, o a los vendedores de pócimas.

Felicidades a las alumnas y alumnos del Master que con su esfuerzo han llegado al ecuador de esta formación, hace poco inimaginable, que a día de hoy, después de dos semestres puedo decir, en muy poco tiempo, cambiará el panorama nacional, europeo y mundial. Lo puedo decir porque su evolución como estudiantes es real. Con sus particularidades, ninguno de ellos y ellas, son los mismos que empezaron en octubre o marzo. No queremos que sean los únicos, queremos que sean los mejores para que lideren con inteligencia los nuevos y buenos tiempos que esperan a la profesión y con ello al bienestar y salud de las personas.

Barcelona, 23 de julio de 2014 – Dolors Colom Masfret

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s