Ana Caicoya in memorian: gracias por tu curiosidad y perseverancia, ¡hasta siempre!

En realidad se llamaba Ana Menéndez Caicoya. Hace unos días, el 15 de enero de la semana pasada Borja Rodriguez-Maribona me llamaba para darme la mala noticia de que Ana, Ana Caicoya como la conocíamos, se había ido para siempre el día anterior.

Le enfermedad había hecho mella en ella.

Y el mismo día Paloma García-Bustelo en el aula de Máster dejaba su condolencia y nos recordaba que Ana fue una de las trabajadoras sociales sanitarias que elaboró la «Escala Gijón». Gracias Ana.

Reconozco que vivo a toda prisa, pasan los años, pero la prisa no me hace olvidar a todas aquellas personas que he tenido la suerte de conocer y con las cuales, los cursos, sobre todo, nos han dado la oportunidad de debatir, intercambiar experiencias y teorías. A veces hasta con fuertes acaloramientos.

Las primeras veces que viajé a Asturias, una de los lugares en los que me siento en casa, me sorprendía esa bravura de las trabajadoras sociales sanitarias en los debates en clase, esa energía desbordada y excesiva. Incluso llegué a creer que cuando me explicaban sus dudas, me estaban riñendo. Hasta un día pegunté: «Pero ¿por qué me reñís?». El aula estalló en risa, «¡Que no te reñimos! Aquí hablamos así, con pasión, con ímpetu».

Y entonces, de entre el grupo salió Ana, con su mirada dulce y voz casi angelical, levantó la mano y me dijo: «Yo no te riño, pero sigo sin ver claro lo de los procedimientos y los protocolos». Recuerdo su curiosidad y su perseverancia, mis explicaciones regresaban a mí en su propia versión y si no era correcta, volvíamos a empezar. En algunos cafés de intermedio, seguíamos debatiendo el detalle, el factor diferencial.

Son muchas las tierras y las gentes que están dentro de mí y siento son parte de lo que soy porque las he vivido y sentido. Asturias es una de ellas.

¡Hasta siempre Ana! Y allá donde  estés, no te olvides de nosotros. Nosotros te recordaremos porque tambien eres parte del Master.

Barcelona, 22 de enero de 2015 – Dolors Colom Masfret

Un pensamiento en “Ana Caicoya in memorian: gracias por tu curiosidad y perseverancia, ¡hasta siempre!

  1. No tuve la oportunidad de conocer a Ana, pero, como muchas de las personas que trabajamos en el ámbito social, he utilizado la “Escala Gijón” e, incluso, realicé una versión modificada para aplicar a pacientes con trastorno mental grave crónico.
    Gracias, Ana. Lamento no haber podido agradecértelo personalmente.
    El hueco de tu ausencia lo sienten en primera persona tu marido, tu hija, tu nieta (vayan para ellos mis más sentidas condolencias)…, pero también tus pacientes y sus familiares, la Polifónica Gijonesa (dicen que tenías una voz maravillosa) y todas aquellas personas que nos dedicamos al trabajo social sanitario.
    Descansa en paz, compañera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s