El trabajo social sanitario de empresa en el sistema sanitario: una línea de intervención profesional para profesionales

Profesionales cuidando de profesionales. Esta es la línea de acción de los trabajadores sociales sanitarios de empresa dentro del sistema sanitario, una línea de intervención poco desarrollada y menos considerada. En este caso la excepción confirmaría la regla.

Hace algunos años, si no falla la memoria a primeros de los noventa del siglo pasado, la compañía SAS (Scandinavian Airlines System) tenía una publicidad con un eslogan que venía a decir algo así como que transportaba a personas de un lugar a otro y no se limitaba a hacer volar aviones. El cambio del enfoque era innovador por lo obvio del mensaje pues en lo primero que uno piensa cuando habla de una compañía aérea suele ser en los aviones.

Ese giro, por otro lado obvio pero que se debía recordar, se materializaba en un entorno social en el que las personas cobraban protagonismo en todas las organizaciones. Las personas eran el motor, el capital humano e intelectual, el centro del sistema, por supuesto el sanitario, todo, se decía, debía girar alrededor de las personas y su entorno. Ciertamente las personas son las que permiten desarrollar los proyectos y las personas son las que los destruyen o arruinan. Un buen proyecto en manos adustas o desaprensivas descarrilará seguro, resistirá un tiempo quizás por la inercia inicial, pero su horizonte es poco prometedor. Al contrario, un proyecto imperfecto en manos tenaces y cuidadosas se encarrilará pudiendo incluso brillar y, desarrollarse con el tiempo.

En el presente se percibe una tendencia a desdibujar a la persona, a reducirla a una casualidad, un ente que podría no estar y si está, de facto, es más convidado de piedra que nada más. La retórica ensalza a la persona pero muchos actos la dejan de lado. Craso error a juicio de quien escribe porque esa tendencia a dejar fuera a las personas con relación a aquello que les afecta, va devaluando el pensamiento individual y crítico, las desmotiva y les roba la autoestima.

Las personas relacionadas con el sistema sanitario, en sus diferentes roles, como pacientes, usuarios, familias, son siempre y deben seguir siendo el centro de gravedad sobre el que pivota el trabajo social sanitario. También el colectivo de profesionales sobre todo asistenciales que atienden a las personas enfermas o en riesgo de enfermar.

Ahora bien, el profesional, pertenezca al colectivo que pertenezca, a veces necesita ayuda porque como persona que es, sus esferas vitales pueden verse afectadas por acontecimientos vitales que interfieren en sus competencias y merman sus habilidades.  ¿Quién mejor que un trabajador social sanitario para prestar servicios de apoyo y ayuda a los profesionales del sistema sanitario sean cuales sean sus dificultades?

Cada profesión lleva en sus mimbres principios y valores que son su ADN, aquello que la hace inconfundible y le da entidad. El trabajo social sanitario nace por un principio de dinámica social que apuesta por ayudar a las personas enfermas a ayudarse, también a sus familias, todo para que la enfermedad no sea motivo de marginación. Siendo la salud un bien tan preciado ¿cómo reforzamos los aspectos psicosociales de los profesionales asistenciales para que su práctica profesional sea la mejor y sirva para ayudar a las personas?

¿Quién se ocupa de los profesionales asistenciales? ¿Quién les ayuda en sus dificultades personales? Seguro que las tienen. ¿Quién ayuda al médico cuyo padre sufre un principio de Alzheimer y se encuentra con los mismos vacíos asistenciales que cualquier otra persona? ¿Quién ayuda al médico que sufre una adicción a los tranquilizantes y sus relaciones familiares se ven altamente afectadas? ¿Quién ayuda a esta enfermera que con sus años de experiencia y conocimiento se ve desbordada por una madre que la manipula y culpabiliza por seguir ejerciendo su profesión? ¿Quién ayuda a esa auxiliar de clínica que acaba de ser madre y sufre por el bebé que debe dejar al cuidado de una tercera persona? El bienestar de los profesionales es esencial para que sus servicios satisfagan las necesidades de las personas a las que atienden.

El sistema sanitario debe velar por el bienestar, salud mental y física, de los profesionales a quienes encarga la atención a las personas enfermas. Un profesional agobiado por problemas personales, familiares, relacionales, económicos se irá desgastando viéndose afectada con seguridad, su actividad asistencial. Ello pone en riesgo a las personas atendidas.

El sistema sanitario tiene en los trabajadores sociales sanitarios un excelente recurso interno para ayudar a los profesionales a resolver sus problemas, sean de la índole que sean, por ello, el trabajador social sanitario de empresa es una figura a potenciar dentro de los equipos médicos de empresa. Nuevas necesidades, nuevos problemas, nuevas respuestas de la mano de nuevos expertos.

Barcelona, 14 de diciembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Presentación de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS)

Dentro de la celebración del V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario acontecido el pasado 3 de octubre con motivo de la celebración, del Día Internacional del Trabajo Social Sanitario, se presentó la nueva Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS).

Tanto el Postgrado de Trabajo Social Sanitario como luego el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario avivaron, en alumnos y profesores, la necesidad de crear una sociedad científica vinculada tanto entorno profesional como al entorno académico, en este caso a la UOC. El potencial humano que nutre el master es fuente de innovación y desarrollo para el trabajo social sanitario como profesión y como disciplina.

El trabajo social sanitario debe mostrarse como lo que es, una profesión cuyos profesionales siguen un método racional de intervención como se dirime del plan de estudios del mismo máster. Hay una metodología docente y una aplicación práctica de los conocimientos adquiridos dentro de las organizaciones sanitarias. Es una lástima que la rutina instalada en algunas Unidades de Trabajo Social Sanitario sea un muro infranqueable que impide un ejercicio profesional adecuado al siglo XXI.

Los profesionales se forman y especializan para ejercer de acuerdo a lo aprendido, a las competencias adquiridas, para aplicar el conocimiento ganado que automáticamente se convierte en servicios para las personas atendidas. Es un tanto absurdo que profesionales formados a lo largo de seis años, cuatro de grado y dos de master, se encuentren con directivos que lo único que reclaman de ellos, es que gestionen recursos o presten determinada información, que resuelvan problemas precipitadamente como lo haría cualquier buen vecino con un mínimo criterio. El trabajador social sanitario cuenta con un knowhow que lo faculta, además de resolver los problemas que se presentan más eficientemente que los resolvería ese buen vecino, para utilizar los servicios y recursos de apoyo existentes en su comunidad más eficazmente. El trabajador social sanitario, él o ella, estudiará la causa, el origen de estos problemas y trabajará específicamente sobre ellos, junto con la persona que los padece y los vive. Y si la persona no objeta, también con su familia. Pero todo ello, requiere de un reconocimiento que avale ese proceder profesional y científico.

Son muchos los profesionales que desde sus posibilidades alumbran ese camino iniciado en 2009 y cuyo principal objetivo es el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria. Antes, sensu stricto, mal que pese, y a pesar de retorcer la realidad, no reuníamos los requisitos exigidos en la LOPS, sobre todo al carecer de una titulación propia, oficial, dentro de los Estudios de Ciencias de la Salud. Ahora, este obstáculo, desde junio de 2015 se ha superado. Por ello uno de los primeros pasos que la SCETSS dará, y que con prudencia está dando, será apelar a quienes corresponda para que se reconozca el trabajo social sanitario como profesión sanitaria. La existencia del Máster lo permite y cada realidad necesita de su propia estrategia.

Pendientes de un último trámite administrativo, toda la junta está ansiosa para poder dar forma a los primeros pasos iniciados, tanto en el ámbito autonómico, como el nacional y el internacional.

Así mismo, dentro del sistema sanitario español, ahora que finalmente hay gobierno, vamos a proponer fórmulas para que el trabajo social sanitario sea una realidad consolidada cuyos profesionales asuman las funciones que como profesionales del sistema sanitario les competen. Funciones que dicho sea de paso  son las mismas que competen a los otros profesionales con los cuales trabaja en equipo, estas son: asistencia, prevención, docencia, investigación, gestión clínica e información y promoción de la salud. Lo que variará son las actividades desarrolladas dentro e cada función, pero no la función en sí.

Para terminar se presenta la Junta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario tal y como quedo constituida:

Presidente, Neri Iglesias Fernández. Consejería Sanidad. Asturias

Vicepresidente, Merce Yuguero Rueda. Atención Hospitalaria. Cataluña

Secretaria, Tesorera Borja Rodriguez Maribona. Jubilada. Asturias

Vocal 1, M Teresa Gijón. Universidad. Andalucía.

Vocal 2, Maria Concepción Abreu. Atención Primaria. Canarias

Vocal 3, Marta Ballester Albarracín. Atención Primaria. Cataluña

Vocal 4, J. Daniel Rueda – Universidad. Castilla León

Vocal 5, Miriam Sánchez Reyes. Atención Hospitalaria.  Madrid

Vocal 6, Juani González – Salud Mental – Canarias

Vocal 7, Dolors Colom Masfret. Universidad. Free lance. Cataluña

 

Barcelona, 7 de noviembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Inicio del curso académico 2016 – 2017 del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario: Bienvenida a la cuarta promoción

Una nueva promoción de estudiantes del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS), la cuarta, se da cita en las aulas. Sus ganas, sus expectativas, su entusiasmo y su confianza en el programa, son parte viva de este inicio de curso que siempre, año tras año, resulta emocionante e inspirador y siempre desemboca en nuevos proyectos.

Este año, el grupo de estudiantes que empiezan los estudios es muy numeroso, los esperábamos con ganas y ello nos pone ante el reto de seguir innovando sistemas docentes, seguir generando conocimiento y seguir impulsando acciones que permitan transformar este conocimiento del trabajo social sanitario en prácticas que mejoren el bienestar psicosocial para las personas enfermas y sus familias.

El equipo docente del MUTSS somos conscientes del potencial intelectual y humano que ese grupo numeroso de estudiantes supone y, por ello, podemos decir que el renacimiento del trabajo social sanitario, tal y como fue concebido por quienes definieron la profesión, está ahí, empieza a ser un hecho en muchos centros sanitarios, en muchas unidades de trabajo social sanitario. ¿Queda mucho? Sí. Pero iniciado el camino siempre queda menos.

El cambio para el trabajo social sanitario ha dejado de ser relato, ha dejado de ser una elucubración, el cambio está andando de la mano de los profesionales que ya son masters y de la mano de los profesionales, estudiantes recién llegados con todas sus ansías de aprender y ejercer.

Unas ansias de aprender que se contagian al equipo docente consciente de que el conocimiento se nutre constantemente de nuevo conocimiento.

¡Buen comienzo de curso!

Barcelona, 23 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

En el Día Mundial de los Cuidados Paliativos un agradecimiento a sus equipos interdisciplinares que tanto sufrimiento evitan

Primero agradecer a la Sra. Catalina Pérez Moreno, Trabajadora Social Sanitaria del Equipo de Cuidados Paliativos de Badajoz y Llerena- Zafra la invitación para poder contribuir a sumar voces al Plan de Sensibilización de los Cuidados Paliativos.

La iniciativa surgida de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL) permite reflexionar sobre ese momento final en el que los afectos y la ciencia deben aliarse para permitir a la persona enferma morir como persona y a la vez evitarle el máximo sufrimiento físico y psíquico.

Allá dónde se encuentra una persona al final de su vida, suele haber una familia, unos allegados que sufren el paso de los días, amigos y familiares que se debaten entre la necesidad de entereza y la desolación que provoca la pérdida inevitable del ser querido.

Los equipos de cuidados paliativos en su interdisciplinariedad atienden los aspectos físicos y orgánicos de la enfermedad, los aspectos emocionales que de ella se desprenden y los aspectos psicosociales que ella genera tanto en la persona protagonista como en su familia, en el caso de ésta última, tanto en el durante, como en el después. Están ahí ayudando y apoyando para que el duelo de las partes resulte curativo.

Los profesionales, ellos y ellas, de equipos de cuidados paliativos, además de aplicar sus conocimientos técnicos para calmar el dolor físico y psíquico, en paralelo han aprendido  y desarrollado habilidades comunicativas y de relación esenciales para que la persona se sienta persona aún con vida a pesar de que ésta se le escape. Ayudan a la familia a desmenuzar todas las emocionas y sentimientos que brotan de sus diferentes estados de ánimo.

Desde el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario de la UOC nos unimos a esa labor de Sensibilización de los Cuidados Paliativos y podemos decir que formamos específicamente a nuestros alumnos y alumnas para que su ejercicio profesional, en los equipos de cuidados paliativos, responda a la máxima calidad técnica y cualidad humana.

También, desde la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS) de reciente creación y en fase de puesta en marcha, nos unimos a esta iniciativa.

Barcelona, 8 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

El pasado día 3 de octubre con motivo del Día Internacional del Trabajo Social Sanitario se celebró el V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario

Felicitaciones a los Trabajadores sociales sanitarios, ellos y ellas en su Día Internacional, el 3 de octubre.

Siguiendo el programa propuesto, el lunes pasado, 3 de octubre, celebramos el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario coincidiendo con el V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario. Como siempre en los últimos años, el evento tuvo lugar en el Hospital Dos de Maig del Consorci Sanitari Integral de Barcelona, centro colaborador del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS).

En la mesa inaugural se encontraban la Sra. Nuria Carrera, Decana del Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya, con su siempre, incondicional, acompañamiento y apoyo al Encuentro. La Dra. Pilar Garcia Lorda Decana de Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC poniendo de relieve el soporte de la Universidad en el crecimiento del Master. La Sra. Melinda Jimenez jefe de Trabajo Social Sanitario del Consorci Sanitari Integral quien siempre ha atendido nuestras peticiones y facilitado soluciones. Finalmente quien firma este texto.

Este año, al carácter entrañable y amistoso que caracteriza los Encuentros, espacios profesionales en donde se fragua la oportunidad de conocer personalmente al resto de estudiantes y profesores colaboradores con los que, a lo largo del año, uno se relaciona casi a diario por vía online, se debe señalar el carácter científico de las ponencias y saber de las ponentes.

Fue una mañana distinta, intensa en la que se puso de relieve, para una mayoría de los asistentes, no se puede satisfacer la totalidad, la solidez que el MUTSS ofrece a las argumentaciones que defienden el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria.

Solo se rompen los muros que se cree poder romper, solo se superan las dificultades que se cree poder superar. Y en este sentido, las dos ponentes brindaron a todos los asistentes, momentos de gran alcance y superación de etapas anteriores que se van resguardando en la memoria conformando todo un pasado que se aleja a gran velocidad.

Primero la Sra. Neri Iglesias, graduada del Máster en Trabajo Social Sanitario, actualmente ejerciendo en Atención al Ciudadano de la Dirección General de Planificación Sanitaria en la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias, con su ponencia «El Trabajo Social Sanitario y su reconocimiento como profesión sanitaria» ilustró algunos de los pasos a dar para obtener este reconocimiento que lejos de la retórica, se encuentra cada día más cerca. En la persona de Neri Iglesias coincide la Presidencia de la Sociedad Científica de Trabajo Social Sanitario recién fundada y que se aprovechó el Encuentro para su presentación pública. Se informará de la Sociedad los próximos días en este mismo espacio Blog.

La segunda conferencia: «El Trabajo Social Sanitario y la Neurociencia» corrió a cargo de la Dra. Miriam Sánchez Reyes. Doctora en Trabajo Social por la UCM y Trabajadora Social Sanitaria en el Hospital Universitario del Sureste de la Comunidad de Madrid. Su exposición supuso una suerte de oxígeno y aire renovado al defender un modelo de intervención de Trabajo Social Sanitario basado en el conocimiento del cerebro humano y apoyado en la neurociencia.

Finalmente F. Xavier Medina, director académico del MUTSS y quien firma este texto presentaron la evolución del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario como ejercicio de transparencia y rendición de cuentas entre 2013-2016.

El Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario va cumpliendo cometidos, va creciendo y sembrando conocimientos, va formando a nuevos profesionales que en la adquisición de saberes, habilidades y competencias, van transformando su interioridad, conformando un nuevo universo de inquietudes intelectuales, objetivos individuales y valores corporativos, dejando atrás el pensamiento enlatado e irreflexivo que repite aquello que ha oído pero sin identificar la realidad en la que se está. La grandeza de una profesión reside, entre otros aspectos, en el saber de sus profesionales y en la capacidad analítica de los hechos que afronta y no otros. Los Encuentros UOC ponen de relieve todo esto.

Antes de cerrar este texto debo agradecer a los participantes, ellos y ellas, su presencia con la cual, refuerzan el MUTSS. Acudieron profesionales de Asturias, Aragón, Canarias, Madrid… Cataluña.

Algunas de las personas que posibilitan el desarrollo del Encuentro son Bianca Beltran, Trabajadora Social Sanitaria del Hospital Dos de Maig, Sandra Ropero responsable de comunicación del CSI y Melinda Jimenez, mencionada anteriormente.

Por parte de Estudios de Ciencias de la Salud también merecen un encarecido agradecimiento Judith Cuevas, Patricia Noguera y Rubén Moré por su gestión y capacidad para posibilitar la logística.

Como cada año, la nueva cita es el 3 de Octubre de 2017, año muy significativo para el Trabajo Social en general y el Trabajo Social Sanitario en particular.

Barcelona, 5 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

El próximo 3 de octubre se celebrará el V Encuentro UOC y el Día internacional del Trabajo Social Sanitario

A unas semanas de empezar el curso de la IV promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS) y dar continuidad a la III promoción, como cada año por estas fechas preparamos una cita previa: el V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario.

Este año se abre un nuevo ciclo, hemos crecido. Rebautizamos el Encuentro, «Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario» y presentaremos la nueva «Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario» (SCETSS). Ello será el 3 de octubre coincidiendo con el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario declarado como tal el año pasado.

Sería deshonesta con la realidad si cayera en la melancolía y pesimismo colectivo sobre la realidad de la profesión. Es fácil repetir hasta la saciedad que es un tiempo de crisis y bla, bla, bla, pero una vez dicho… ¿qué más? ¿Cómo lo encaramos? Un vez dicho ¿qué aportamos de  nuevo? No nos vamos a quedar repitiendo que son tiempos difíciles, eso ya lo dicen otros hasta la saciedad, no hace falta agrandar el coro.

Revisando textos de décadas pasadas, la mayoría se refieren a «las crisis de la época», la suya. Por ello sería una necedad enfocar este texto en esa dirección porque además significaría una falsificación de la realidad profesional que suele desarrollarse en ambientes de crisis personales, grupales, comunitarias, institucionales, porque está en su naturaleza.

Dice el refrán que es de buen nacido ser agradecido y una parte importante de los trabajadores sociales sanitarios debemos serlo. ¿Por qué? Porque estamos a punto de iniciar la IV promoción del MUTSS. Porque estamos a punto de celebrar el V Encuentro UOC y en él, el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario. Porque acabamos de fundar la Sociedad Científica de Trabajo Social Sanitario. En definitiva, estamos caminando.

Cuando a veces al equipo de profesionales vinculados al Máster se ve invadido por zozobra, el desánimo, siempre pongo sobre la mesa los hechos, lo que hemos caminado desde aquel 2008 cuando se aprobó la puesta en marcha del Postgrado de trabajo social sanitario que se inició en octubre de 2009. Desde entonces hasta hoy no hemos tenido tregua, pero los hechos, la realidad, son incontestables. Y como la zozobra y el desánimo van por barrios, cuando el pesimismo me invade, agradezco a quienes antes levanté el ánimo su entrega y apoyo para levantar el mío.

Desde el MUTSS queremos seguir caminando, debemos hacerlo porque tenemos un  gran momento profesional y académico entre las manos. No podemos asumir discursos antiguos y desfasados por caer en la rutina y la repetición sin pensar racionalmente, como lo hemos aprendido, qué se está diciendo. Nuestra realidad ya es otra. Queremos, debemos, liderar los nuevos tiempos que reclama el sistema sanitario en los que la preocupación por la salud, integra entornos y ambientes de las personas enfermas y les da protagonismo. Tenemos en nuestra mano el conocimiento, la experiencia, la información que se ha ido generando a lo largo de los años. Y tenemos en nuestra mano la información que permite de una vez por todas a responsables técnicos y políticos tomar decisiones en base al triangulo de la calidad total descrito por Demning a mediados del siglo pasado: la garantía del mínimo coste, puesto que son decisiones adecuadas y, por tanto, resultan eficaces; la garantía de mantener viva la motivación de los profesionales centro neurálgico del desarrollo inteligente del sistema; la garantía de la satisfacción de las personas atendidas y sus familias, porque ello significa que se ha logrado el objetivo de mejora o mantenimiento de la persona.

Os esperamos en este V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario.

PROGRAMA

9,30h a 10,00h. Llegada. Saludos entre asistentes al Encuentro.

10,00h a 10,30h. Inauguración del V Encuentro del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS)

10,30h a 12,00h. Conferencia y Coloquio
“El Trabajo Social Sanitario y su reconocimiento como profesión sanitaria”
Neri Iglesias Fernández. Trabajadora Social Sanitaria y Máster en Trabajo Social Sanitario. Oficina de Atención al Ciudadano de la Dirección General de Planificación Sanitaria de la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias.

12,00h a 12,30h. Descanso

12,30h a 13,00h. Presentación de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS)

13,00h a 14,00h. Conferencia
“El Trabajo Social Sanitario y la Neurociencia”
Miriam Sánchez Reyes. Trabajadora Social y Doctora en Trabajo Social. Hospital Universitario del Sureste de la Comunidad de Madrid.

14,00h a 14,30h. Breve rendición de cuentas 2013-2016
“Evolución del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario. Líneas estratégicas de futuro”
Dolors Colom Masfret. Directora científica del MUTSS.
F. Xavier Medina. Director académico del MUTSS.

14,30h. Clausura del encuentro

La inscripción es gratuita a través de este enlace.

Barcelona, 13 de setiembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

La precaria atención social en los cuidados paliativos en la sanidad pública

Las personas que padecen cáncer en fase terminal pueden experimentar problemas psicosociales graves cuyos efectos disruptivos también alcanzan a sus familiares. Las dificultades de los pacientes y las de sus familias se multiplican  al aumentar la necesidad de cuidados y por el enorme impacto emocional que supone afrontar el fin de la  vida o la pérdida del ser querido; abordar esta complejidad, en las distintas dimensiones presentes, física, psíquica, social y espiritual, requiere una atención paliativa especializada en el marco de un equipo multidisciplinar.

El derecho a recibir  atención paliativa está reconocido en la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud (2003) y también se contempla en la Cartera de Servicios Comunes del sistema sanitario.  Para llevarla a cabo, se han ido creando unidades hospitalarias y equipos de cuidados paliativos domiciliarios que son potenciados por la asistencia prestada desde la atención primaria, pero su desarrollo  ha sido desigual  puesto que, actualmente, sólo el 50% de los pacientes terminales en España tiene acceso a estos servicios.

En esta atención paliativa el  abordaje  de la dimensión social ofrece deficiencias igualmente  considerables; según un informe de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, hecho público recientemente, sólo el 25% de los dispositivos cuentan con una trabajadora social; el 48,1% de las profesionales no tiene formación avanzada y un 50% debe compaginar esta actividad con sus cometidos en otros equipos o servicios. El trabajo social en este ámbito es claramente insuficiente, con una media de 1 trabajador social por cada 226.332 habitantes; esta escasa representación es aún más considerable en comunidades como Aragón (439.282) Navarra (640.476) o Castilla-La Mancha (1.000.000). A pesar de la tendencia creciente a incorporar a estas profesionales a los equipos de cuidados paliativos no deja de ser preocupante que se esté produciendo básicamente bajo la fórmula del convenio con entidades privadas. Esta forma de inclusión aleja a las trabajadoras sociales del resto de profesionales sanitarios desaprovechándose las sinergias que se generan en los equipos asistenciales, por lo que las actuaciones  quedan al margen  y a criterio de otros.

Frente a este estado de cosas, la formación especializada en trabajo social sanitario proporciona a las trabajadoras sociales un corpus teórico común que sirve de elemento homogeneizador de la práctica, en el abordaje del cáncer en general y en los cuidados paliativos en particular, en los distintos ámbitos asistenciales. Las intervenciones deben estar fundamentadas en un diagnostico social sanitario, instrumento propio y exclusivo de estas profesionales; los procedimientos y los procesos a seguir en cada caso deben establecerse previamente, así como es obligado identificar los servicios que prestan las trabajadoras sociales  sanitarias, en una práctica basada en la evidencia. Paralelamente, hay que generar estudios   clínicos para poder sustentar la incorporación de trabajadores sociales sanitarios a los equipos asistenciales. No hay atajos, se trata de un esfuerzo titánico, para  las profesionales saturadas  por múltiples demandas, pero necesario  ya que sin este impulso no será posible alcanzar un verdadero reconocimiento ni el deseado desarrollo de la profesión en el sistema sanitario público.

Santa Cruz de Tenerife, 28  de julio de 2016- María C. Abreu

 

Muchas felicitaciones a la segunda promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario

Hace unos días se graduaba la segunda promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario. ¡¡¡Felicidades!!!

El pasado 18 de julio, a las 24 horas, se cerraban definitivamente las aulas del Master relativo al periodo 2014-2016.

La adrenalina desatada y acumulada para afrontar el esfuerzo de tantos días impedía conciliar el sueño. Este desvelo, sin embargo, era un magnífico regalo de fin de curso, el mejor colofón. El momento, inmerso en la mitad de una calurosa noche de verano, invitaba a emocionarse viendo cómo ese camino iniciado años atrás, se seguía caminando. Una nueva promoción de trabajadores sociales sanitarios, algunos con mucha experiencia en el sistema sanitario, otros sin haber ejercido nunca, se disponían, por igual a ejercer el trabajo social sanitario tal y como la profesión fue concebida en sus orígenes: primero estudiar a la persona enferma y sus circunstancias, segundo elaborar el diagnóstico social sanitario y tercero diseñar un plan de intervención. Después evaluar.

Ahora, estos profesionales, ellos y ellas, cuentan con el corpus teórico suficiente como para reorganizar sus unidades de trabajo social sanitario de acuerdo a los cánones requeridos por el sistema sanitario y el sistema social pero también defendiendo los requisitos que la profesión les exige. El ejercicio del trabajo social sanitario implica unos principios y valores que no pueden dejarse de lado.

¿Y los recursos? Se preguntará alguien. Los recursos son solo recursos, menuda perogrullada, pero es así de sencillo. Para los trabajadores sociales sanitarios los recursos comunitarios son eso, recursos que ayudan a prestar unos servicios asistenciales, avalados siempre por el diagnóstico social sanitario. Como para los médicos lo es la medicación y también en su caso se apoyan en el diagnóstico médico.

Uno de los logros de Ida M. Cannon (1877-1960), la gran pionera del trabajo social sanitario, fue la implementación de un modelo de diagnóstico integral en el Massachusetts General Hospital de Boston. Ello significaba que cuando la persona ingresaba en el Hospital, en paralelo al diagnóstico médico se elaboraba el diagnóstico social [sanitario] y con ambos se definía el diagnóstico integral. Y los recursos comunitarios eran otro asunto.

Los recursos están al alcance de cualquier colectivo si bien se accede a ellos cuando se cumplen unos criterios previamente fijados objetivamente. Se trata de la necesidad normativa desarrollada por Bradshaw. Sabiendo cuáles son estos criterios se trata de ver si la persona los cumple, o no. Ahora bien, sobre esta sencillez inicial, llega la complejidad de lo humano. La función física no siempre se corresponde con la función psíquica y la voluntad, con las posibilidades del entorno, así pues el factor humano y su contexto, adquiere relevancia. Por ello además de conocer lo físico, lo orgánico, se necesita conocer lo psíquico, lo psicosocial y lo medioambiental.

Es un craso error relacionar el trabajo social sanitario con la tramitación de recursos y ello ha quedado patente a lo largo de todas las enseñanzas del Máster.

A partir de ahora los pasos son de la nueva promoción que se une a la primera. Han sido dos años, en algunos casos uno, en otros tres, dedicados al estudio, años de esfuerzos que parecían interminables. Pero el fin siempre llega y con él un principio. Ese principio significará cambio, eficacia y eficiencia, significará intervenciones profesionales en donde el conocimiento marca cada paso y el profesional es capaz de responder porque aplica el servicio «A»  y no el servicio «B».

Felicidades, estimadas, estimados. Y recordad «Allea jacta est».

Barcelona, 23 de julio de 2016 – Dolors Colom Masfret

El Trabajo Social Sanitario: de lo subjetivo a lo objetivo

El pasado viernes, 17 de junio tuvo lugar en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, la III Jornada Estatal de intervención social en salud materno-infanto-juvenil. El lema era «El foco en las personas: experiencias y emociones». Un gran agradecimiento a la Unidad de Trabajo Social Sanitario del Hospital dirigida por David Nadal y todo su equipo, por dedicar una Jornada a las «experiencias y emociones». Porque ¿qué somos las personas sino experiencia y emoción? ¿De dónde nacen las primeras intervenciones de métodos de gestión de casos sino de esa malla de emociones y experiencias que rodean a la persona enferma? No importa la edad, siempre alrededor de una persona enferma encontramos personas a las que está vinculada con sus emociones y sus experiencias.

Los asistentes, ellos y ellas, con quienes pude conversar estaban encantados con el desarrollo de la Jornada y sus contenidos. Lo novedoso de la Jornada estaba precisamente en lo más antiguo, en lo que precede a todo y supera a todo, en la vivencia, la experiencia y la emoción.

Se le atribuye a Paracelso el pensamiento de que «quien cura el alma es más grande que quien cura solo el cuerpo». Es muy difícil que el cuerpo mantenga sus constantes y buen funcionamiento cuando la interioridad de la persona no la acompaña y, su entorno y medio ambiente tampoco.

Por ello, esta III Jornada centrada en las «experiencias y emociones» de las personas, tomadas como base de la intervención profesional, nutrió los mimbres originarios que dieron vida a la profesión, al trabajo social sanitario.

Hace muchos años, en 1960 Helen Harris Perlman señaló que los trabajadores sociales (sanitarios) se interesaban por las personas, por cómo resolvían sus problemas más que por los problemas que resolvían.

Cuando la persona recupera su autonomía personal y social, cuando recibe apoyos profesionales para seguir adelante con su vida pero es ella la que decide, la que actúa y gestiona sus realidades, considerando las realidades ajenas, recordemos que vivimos en comunidad, la sociedad a la que pertenece se retroalimenta en valores y principios éticos.

Gracias de nuevo al equipo de trabajo social sanitario de Sant Joan de Déu de Barcelona porque esta Jornada se está convirtiendo en un clásico y como decían muchos asistentes: «vengo cada año porque siempre son Jornadas de gran valor profesional, traten lo que traten, siempre está bien tratado».

Barcelona, 20 de junio de 2016 – Dolors Colom Masfret

Preparando el inicio de la cuarta edición del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario

Inicios y finales se encadenan en el discurrir de los días del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario que desde que fuera aprobado en julio de 2013 nos tiene a todos los implicados, sea como alumnos o docentes, en un torbellino imparable de planes y proyectos nutridos por el placer de conocer, estudiar y ejercer.

En términos aeronáuticos «entramos en pista» para que la segunda promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario levante el vuelo y pueda transformar todo el conocimiento y experiencia ganados durante su tiempo formativo en servicios y prestaciones para las personas atendidas y en programas y recursos para mejorar la optimización del sistema sanitario, también el de servicios sociales. En una época en la que las palabras se desatan e importa poco que queden en el aire, los hechos cobran relevancia y dan credibilidad a lo dicho. Quizás llega un tiempo en el que sea necesario invertir el orden de los factores, primero los hechos, luego las palabras.

En la primera promoción se graduaron treinta y cinco profesionales, en esta segunda, prevista para el próximo mes de julio, rondarán los sesenta. La tercera, dentro de un año, arroja una previsión de cien. Gracias.

El horizonte es otro y esto significa que ha habido movimiento. Un movimiento generador de pequeños cambios en las unidades de trabajo social sanitario de los hospitales y los centros de salud.

Y el movimiento sigue, así que desde hace unos días se ha abierto el acceso al aula de tutoría, sin ningún tipo de compromiso, para la pre-inscripción de quienes constituirán la cuarta promoción.

Se recuerda que se trata de un título oficial, puede verse en la Resolución de 18 de marzo de 2015, de la Universidad Oberta de Catalunya, por la que se publica el plan de estudios de Máster en Trabajo Social Sanitario. Ello ratifica que mientras no cambie la LOPS, este Màster es el primer eslabón para el reconocimiento de profesionales sanitarios. Lo dice la Ley, se necesita un título oficial dentro de estudios de Ciencias de la Salud, hecho que quedo ratificado en la sentencia del ICS.

Estimada Ida M. Cannon, si nos estás viendo, debes ver que aprendimos tu lección: hemos dejado de explicarlo, ya lo estamos haciendo.

Y gracias a todos y todas los que lo hacéis posible. Nunca sobra recordar que este Máster se edifica con el esfuerzo de una multitud y ello nos hace responsables ante la sociedad civil y la comunidad profesional.

Barcelona, 11 de mayo de 2016 – Dolors Colom Masfret