Re-acreditado el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS)

Hace cuatro años, a mediados de julio de 2013 se aprobaba el nuevo Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS) en Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC. El programa se apoyaba en Postgrado de Trabajo Social Sanitario iniciado en octubre de 2009. Era el primer programa en esta área de conocimiento, tanto en España, como en el mundo. A día de hoy esta realidad se mantiene intacta y siendo conscientes de la responsabilidad que ello supone para la disciplina, la profesión, tanto el equipo directivo como el docente, fieles a la memoria inicial, nos esforzamos en mejorar continuamente contenidos y formas pedagógicas.

La acreditación en 2013 supuso un gran paso para la profesión. En plena canícula veraniega empezaba el desarrollo de los diferentes semestres.

Hemos hablado en muchas ocasiones de las luces y sombras de los inicios, de las dificultades en difundir entre los medios profesionales la creación del nuevo programa pero a la vez hemos señalado el creciente número de estudiantes convertidos en voz viva que se escuchaba en muchos eventos científicos.

Desde hace unos años, los programas oficiales de formación reglada se re-acreditan cada cuatro años para seguir garantizando la mejor calidad del currículo. Así ha sido con el MUTSS que después de un año de autoevaluaciones y búsqueda de evidencias que dieran claridad a lo que decíamos que hacíamos, el pasado mes de febrero se sometió a la sesión de auditoría externa.

Estos ejercicios, si bien suponen una gran inversión de tiempo, también aportan momentos de reflexión y análisis, ayudan a salir de la zona de confort y a replantearse nuevos horizontes. El MUTSS ha superado la re acreditación y el informe de los agentes evaluadores nos ha ayudado a introducir mejoras.

El 8 de mayo nos llegaba el resultado de la Evaluación. En una parte del informe los evaluadores hacen constar:

«El Máster en Trabajo Social Sanitario es un máster novedoso (el único que existe en todo el territorio nacional). Es pertinente puesto que, no sólo nace de una demanda de los Trabajadores sociales que trabajan en el ámbito sanitario, sino que también lo hace de una necesidad de formación en este ámbito, sentida y contrastada. El máster ha permitido visibilizar y “empoderar” a los trabajadores sociales sanitarios. Gracias a estos estudios, se está produciendo un salto cualitativo en la posición de los profesionales dentro de las instituciones sanitarias ya que les dota de conocimientos, instrumentos y recursos en sus puestos de trabajo».

Esta reflexión y reconocimiento del equipo evaluador, entre otras muchas, nos ha reforzado como equipo directivo y docente, también refuerza a los alumnos y alumnas que se han decidido por el programa o, en un futuro, se decidirán por él. Nos permite avanzar en el camino iniciado y deja prever que nos acercamos más al reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria.

Finalmente, el pasado 12 de julio recibíamos la resolución oficial del Subdirector General de Coordinación y Seguimiento Universitario en donde se comunicaba a la UOC que se había resuelto «Renovar la acreditación del título universitario oficial de Máster Universitario en Trabajo Social Sanitario por la Universitat Oberta de Catalunya».

Una noticia que nos congratula y viene a refrescar los ambientes caldeados en los que se aplica el Trabajo Social Sanitario.

Barcelona 27 de julio de 2017 – Dolors Colom Masfret

El trabajo social sanitario de empresa en el sistema sanitario: una línea de intervención profesional para profesionales

Profesionales cuidando de profesionales. Esta es la línea de acción de los trabajadores sociales sanitarios de empresa dentro del sistema sanitario, una línea de intervención poco desarrollada y menos considerada. En este caso la excepción confirmaría la regla.

Hace algunos años, si no falla la memoria a primeros de los noventa del siglo pasado, la compañía SAS (Scandinavian Airlines System) tenía una publicidad con un eslogan que venía a decir algo así como que transportaba a personas de un lugar a otro y no se limitaba a hacer volar aviones. El cambio del enfoque era innovador por lo obvio del mensaje pues en lo primero que uno piensa cuando habla de una compañía aérea suele ser en los aviones.

Ese giro, por otro lado obvio pero que se debía recordar, se materializaba en un entorno social en el que las personas cobraban protagonismo en todas las organizaciones. Las personas eran el motor, el capital humano e intelectual, el centro del sistema, por supuesto el sanitario, todo, se decía, debía girar alrededor de las personas y su entorno. Ciertamente las personas son las que permiten desarrollar los proyectos y las personas son las que los destruyen o arruinan. Un buen proyecto en manos adustas o desaprensivas descarrilará seguro, resistirá un tiempo quizás por la inercia inicial, pero su horizonte es poco prometedor. Al contrario, un proyecto imperfecto en manos tenaces y cuidadosas se encarrilará pudiendo incluso brillar y, desarrollarse con el tiempo.

En el presente se percibe una tendencia a desdibujar a la persona, a reducirla a una casualidad, un ente que podría no estar y si está, de facto, es más convidado de piedra que nada más. La retórica ensalza a la persona pero muchos actos la dejan de lado. Craso error a juicio de quien escribe porque esa tendencia a dejar fuera a las personas con relación a aquello que les afecta, va devaluando el pensamiento individual y crítico, las desmotiva y les roba la autoestima.

Las personas relacionadas con el sistema sanitario, en sus diferentes roles, como pacientes, usuarios, familias, son siempre y deben seguir siendo el centro de gravedad sobre el que pivota el trabajo social sanitario. También el colectivo de profesionales sobre todo asistenciales que atienden a las personas enfermas o en riesgo de enfermar.

Ahora bien, el profesional, pertenezca al colectivo que pertenezca, a veces necesita ayuda porque como persona que es, sus esferas vitales pueden verse afectadas por acontecimientos vitales que interfieren en sus competencias y merman sus habilidades.  ¿Quién mejor que un trabajador social sanitario para prestar servicios de apoyo y ayuda a los profesionales del sistema sanitario sean cuales sean sus dificultades?

Cada profesión lleva en sus mimbres principios y valores que son su ADN, aquello que la hace inconfundible y le da entidad. El trabajo social sanitario nace por un principio de dinámica social que apuesta por ayudar a las personas enfermas a ayudarse, también a sus familias, todo para que la enfermedad no sea motivo de marginación. Siendo la salud un bien tan preciado ¿cómo reforzamos los aspectos psicosociales de los profesionales asistenciales para que su práctica profesional sea la mejor y sirva para ayudar a las personas?

¿Quién se ocupa de los profesionales asistenciales? ¿Quién les ayuda en sus dificultades personales? Seguro que las tienen. ¿Quién ayuda al médico cuyo padre sufre un principio de Alzheimer y se encuentra con los mismos vacíos asistenciales que cualquier otra persona? ¿Quién ayuda al médico que sufre una adicción a los tranquilizantes y sus relaciones familiares se ven altamente afectadas? ¿Quién ayuda a esta enfermera que con sus años de experiencia y conocimiento se ve desbordada por una madre que la manipula y culpabiliza por seguir ejerciendo su profesión? ¿Quién ayuda a esa auxiliar de clínica que acaba de ser madre y sufre por el bebé que debe dejar al cuidado de una tercera persona? El bienestar de los profesionales es esencial para que sus servicios satisfagan las necesidades de las personas a las que atienden.

El sistema sanitario debe velar por el bienestar, salud mental y física, de los profesionales a quienes encarga la atención a las personas enfermas. Un profesional agobiado por problemas personales, familiares, relacionales, económicos se irá desgastando viéndose afectada con seguridad, su actividad asistencial. Ello pone en riesgo a las personas atendidas.

El sistema sanitario tiene en los trabajadores sociales sanitarios un excelente recurso interno para ayudar a los profesionales a resolver sus problemas, sean de la índole que sean, por ello, el trabajador social sanitario de empresa es una figura a potenciar dentro de los equipos médicos de empresa. Nuevas necesidades, nuevos problemas, nuevas respuestas de la mano de nuevos expertos.

Barcelona, 14 de diciembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Inicio del curso académico 2016 – 2017 del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario: Bienvenida a la cuarta promoción

Una nueva promoción de estudiantes del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS), la cuarta, se da cita en las aulas. Sus ganas, sus expectativas, su entusiasmo y su confianza en el programa, son parte viva de este inicio de curso que siempre, año tras año, resulta emocionante e inspirador y siempre desemboca en nuevos proyectos.

Este año, el grupo de estudiantes que empiezan los estudios es muy numeroso, los esperábamos con ganas y ello nos pone ante el reto de seguir innovando sistemas docentes, seguir generando conocimiento y seguir impulsando acciones que permitan transformar este conocimiento del trabajo social sanitario en prácticas que mejoren el bienestar psicosocial para las personas enfermas y sus familias.

El equipo docente del MUTSS somos conscientes del potencial intelectual y humano que ese grupo numeroso de estudiantes supone y, por ello, podemos decir que el renacimiento del trabajo social sanitario, tal y como fue concebido por quienes definieron la profesión, está ahí, empieza a ser un hecho en muchos centros sanitarios, en muchas unidades de trabajo social sanitario. ¿Queda mucho? Sí. Pero iniciado el camino siempre queda menos.

El cambio para el trabajo social sanitario ha dejado de ser relato, ha dejado de ser una elucubración, el cambio está andando de la mano de los profesionales que ya son masters y de la mano de los profesionales, estudiantes recién llegados con todas sus ansías de aprender y ejercer.

Unas ansias de aprender que se contagian al equipo docente consciente de que el conocimiento se nutre constantemente de nuevo conocimiento.

¡Buen comienzo de curso!

Barcelona, 23 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

En el Día Mundial de los Cuidados Paliativos un agradecimiento a sus equipos interdisciplinares que tanto sufrimiento evitan

Primero agradecer a la Sra. Catalina Pérez Moreno, Trabajadora Social Sanitaria del Equipo de Cuidados Paliativos de Badajoz y Llerena- Zafra la invitación para poder contribuir a sumar voces al Plan de Sensibilización de los Cuidados Paliativos.

La iniciativa surgida de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Asociación Española de Enfermería en Cuidados Paliativos (AECPAL) permite reflexionar sobre ese momento final en el que los afectos y la ciencia deben aliarse para permitir a la persona enferma morir como persona y a la vez evitarle el máximo sufrimiento físico y psíquico.

Allá dónde se encuentra una persona al final de su vida, suele haber una familia, unos allegados que sufren el paso de los días, amigos y familiares que se debaten entre la necesidad de entereza y la desolación que provoca la pérdida inevitable del ser querido.

Los equipos de cuidados paliativos en su interdisciplinariedad atienden los aspectos físicos y orgánicos de la enfermedad, los aspectos emocionales que de ella se desprenden y los aspectos psicosociales que ella genera tanto en la persona protagonista como en su familia, en el caso de ésta última, tanto en el durante, como en el después. Están ahí ayudando y apoyando para que el duelo de las partes resulte curativo.

Los profesionales, ellos y ellas, de equipos de cuidados paliativos, además de aplicar sus conocimientos técnicos para calmar el dolor físico y psíquico, en paralelo han aprendido  y desarrollado habilidades comunicativas y de relación esenciales para que la persona se sienta persona aún con vida a pesar de que ésta se le escape. Ayudan a la familia a desmenuzar todas las emocionas y sentimientos que brotan de sus diferentes estados de ánimo.

Desde el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario de la UOC nos unimos a esa labor de Sensibilización de los Cuidados Paliativos y podemos decir que formamos específicamente a nuestros alumnos y alumnas para que su ejercicio profesional, en los equipos de cuidados paliativos, responda a la máxima calidad técnica y cualidad humana.

También, desde la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS) de reciente creación y en fase de puesta en marcha, nos unimos a esta iniciativa.

Barcelona, 8 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

El pasado día 3 de octubre con motivo del Día Internacional del Trabajo Social Sanitario se celebró el V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario

Felicitaciones a los Trabajadores sociales sanitarios, ellos y ellas en su Día Internacional, el 3 de octubre.

Siguiendo el programa propuesto, el lunes pasado, 3 de octubre, celebramos el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario coincidiendo con el V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario. Como siempre en los últimos años, el evento tuvo lugar en el Hospital Dos de Maig del Consorci Sanitari Integral de Barcelona, centro colaborador del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS).

En la mesa inaugural se encontraban la Sra. Nuria Carrera, Decana del Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya, con su siempre, incondicional, acompañamiento y apoyo al Encuentro. La Dra. Pilar Garcia Lorda Decana de Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC poniendo de relieve el soporte de la Universidad en el crecimiento del Master. La Sra. Melinda Jimenez jefe de Trabajo Social Sanitario del Consorci Sanitari Integral quien siempre ha atendido nuestras peticiones y facilitado soluciones. Finalmente quien firma este texto.

Este año, al carácter entrañable y amistoso que caracteriza los Encuentros, espacios profesionales en donde se fragua la oportunidad de conocer personalmente al resto de estudiantes y profesores colaboradores con los que, a lo largo del año, uno se relaciona casi a diario por vía online, se debe señalar el carácter científico de las ponencias y saber de las ponentes.

Fue una mañana distinta, intensa en la que se puso de relieve, para una mayoría de los asistentes, no se puede satisfacer la totalidad, la solidez que el MUTSS ofrece a las argumentaciones que defienden el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria.

Solo se rompen los muros que se cree poder romper, solo se superan las dificultades que se cree poder superar. Y en este sentido, las dos ponentes brindaron a todos los asistentes, momentos de gran alcance y superación de etapas anteriores que se van resguardando en la memoria conformando todo un pasado que se aleja a gran velocidad.

Primero la Sra. Neri Iglesias, graduada del Máster en Trabajo Social Sanitario, actualmente ejerciendo en Atención al Ciudadano de la Dirección General de Planificación Sanitaria en la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias, con su ponencia «El Trabajo Social Sanitario y su reconocimiento como profesión sanitaria» ilustró algunos de los pasos a dar para obtener este reconocimiento que lejos de la retórica, se encuentra cada día más cerca. En la persona de Neri Iglesias coincide la Presidencia de la Sociedad Científica de Trabajo Social Sanitario recién fundada y que se aprovechó el Encuentro para su presentación pública. Se informará de la Sociedad los próximos días en este mismo espacio Blog.

La segunda conferencia: «El Trabajo Social Sanitario y la Neurociencia» corrió a cargo de la Dra. Miriam Sánchez Reyes. Doctora en Trabajo Social por la UCM y Trabajadora Social Sanitaria en el Hospital Universitario del Sureste de la Comunidad de Madrid. Su exposición supuso una suerte de oxígeno y aire renovado al defender un modelo de intervención de Trabajo Social Sanitario basado en el conocimiento del cerebro humano y apoyado en la neurociencia.

Finalmente F. Xavier Medina, director académico del MUTSS y quien firma este texto presentaron la evolución del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario como ejercicio de transparencia y rendición de cuentas entre 2013-2016.

El Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario va cumpliendo cometidos, va creciendo y sembrando conocimientos, va formando a nuevos profesionales que en la adquisición de saberes, habilidades y competencias, van transformando su interioridad, conformando un nuevo universo de inquietudes intelectuales, objetivos individuales y valores corporativos, dejando atrás el pensamiento enlatado e irreflexivo que repite aquello que ha oído pero sin identificar la realidad en la que se está. La grandeza de una profesión reside, entre otros aspectos, en el saber de sus profesionales y en la capacidad analítica de los hechos que afronta y no otros. Los Encuentros UOC ponen de relieve todo esto.

Antes de cerrar este texto debo agradecer a los participantes, ellos y ellas, su presencia con la cual, refuerzan el MUTSS. Acudieron profesionales de Asturias, Aragón, Canarias, Madrid… Cataluña.

Algunas de las personas que posibilitan el desarrollo del Encuentro son Bianca Beltran, Trabajadora Social Sanitaria del Hospital Dos de Maig, Sandra Ropero responsable de comunicación del CSI y Melinda Jimenez, mencionada anteriormente.

Por parte de Estudios de Ciencias de la Salud también merecen un encarecido agradecimiento Judith Cuevas, Patricia Noguera y Rubén Moré por su gestión y capacidad para posibilitar la logística.

Como cada año, la nueva cita es el 3 de Octubre de 2017, año muy significativo para el Trabajo Social en general y el Trabajo Social Sanitario en particular.

Barcelona, 5 de octubre de 2016 – Dolors Colom Masfret

El Trabajo Social Sanitario: de lo subjetivo a lo objetivo

El pasado viernes, 17 de junio tuvo lugar en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, la III Jornada Estatal de intervención social en salud materno-infanto-juvenil. El lema era «El foco en las personas: experiencias y emociones». Un gran agradecimiento a la Unidad de Trabajo Social Sanitario del Hospital dirigida por David Nadal y todo su equipo, por dedicar una Jornada a las «experiencias y emociones». Porque ¿qué somos las personas sino experiencia y emoción? ¿De dónde nacen las primeras intervenciones de métodos de gestión de casos sino de esa malla de emociones y experiencias que rodean a la persona enferma? No importa la edad, siempre alrededor de una persona enferma encontramos personas a las que está vinculada con sus emociones y sus experiencias.

Los asistentes, ellos y ellas, con quienes pude conversar estaban encantados con el desarrollo de la Jornada y sus contenidos. Lo novedoso de la Jornada estaba precisamente en lo más antiguo, en lo que precede a todo y supera a todo, en la vivencia, la experiencia y la emoción.

Se le atribuye a Paracelso el pensamiento de que «quien cura el alma es más grande que quien cura solo el cuerpo». Es muy difícil que el cuerpo mantenga sus constantes y buen funcionamiento cuando la interioridad de la persona no la acompaña y, su entorno y medio ambiente tampoco.

Por ello, esta III Jornada centrada en las «experiencias y emociones» de las personas, tomadas como base de la intervención profesional, nutrió los mimbres originarios que dieron vida a la profesión, al trabajo social sanitario.

Hace muchos años, en 1960 Helen Harris Perlman señaló que los trabajadores sociales (sanitarios) se interesaban por las personas, por cómo resolvían sus problemas más que por los problemas que resolvían.

Cuando la persona recupera su autonomía personal y social, cuando recibe apoyos profesionales para seguir adelante con su vida pero es ella la que decide, la que actúa y gestiona sus realidades, considerando las realidades ajenas, recordemos que vivimos en comunidad, la sociedad a la que pertenece se retroalimenta en valores y principios éticos.

Gracias de nuevo al equipo de trabajo social sanitario de Sant Joan de Déu de Barcelona porque esta Jornada se está convirtiendo en un clásico y como decían muchos asistentes: «vengo cada año porque siempre son Jornadas de gran valor profesional, traten lo que traten, siempre está bien tratado».

Barcelona, 20 de junio de 2016 – Dolors Colom Masfret

Preparando el inicio de la cuarta edición del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario

Inicios y finales se encadenan en el discurrir de los días del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario que desde que fuera aprobado en julio de 2013 nos tiene a todos los implicados, sea como alumnos o docentes, en un torbellino imparable de planes y proyectos nutridos por el placer de conocer, estudiar y ejercer.

En términos aeronáuticos «entramos en pista» para que la segunda promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario levante el vuelo y pueda transformar todo el conocimiento y experiencia ganados durante su tiempo formativo en servicios y prestaciones para las personas atendidas y en programas y recursos para mejorar la optimización del sistema sanitario, también el de servicios sociales. En una época en la que las palabras se desatan e importa poco que queden en el aire, los hechos cobran relevancia y dan credibilidad a lo dicho. Quizás llega un tiempo en el que sea necesario invertir el orden de los factores, primero los hechos, luego las palabras.

En la primera promoción se graduaron treinta y cinco profesionales, en esta segunda, prevista para el próximo mes de julio, rondarán los sesenta. La tercera, dentro de un año, arroja una previsión de cien. Gracias.

El horizonte es otro y esto significa que ha habido movimiento. Un movimiento generador de pequeños cambios en las unidades de trabajo social sanitario de los hospitales y los centros de salud.

Y el movimiento sigue, así que desde hace unos días se ha abierto el acceso al aula de tutoría, sin ningún tipo de compromiso, para la pre-inscripción de quienes constituirán la cuarta promoción.

Se recuerda que se trata de un título oficial, puede verse en la Resolución de 18 de marzo de 2015, de la Universidad Oberta de Catalunya, por la que se publica el plan de estudios de Máster en Trabajo Social Sanitario. Ello ratifica que mientras no cambie la LOPS, este Màster es el primer eslabón para el reconocimiento de profesionales sanitarios. Lo dice la Ley, se necesita un título oficial dentro de estudios de Ciencias de la Salud, hecho que quedo ratificado en la sentencia del ICS.

Estimada Ida M. Cannon, si nos estás viendo, debes ver que aprendimos tu lección: hemos dejado de explicarlo, ya lo estamos haciendo.

Y gracias a todos y todas los que lo hacéis posible. Nunca sobra recordar que este Máster se edifica con el esfuerzo de una multitud y ello nos hace responsables ante la sociedad civil y la comunidad profesional.

Barcelona, 11 de mayo de 2016 – Dolors Colom Masfret

El trabajo social sanitario ante la medicalización de los problemas sociales

Los psicofármacos constituyen la principal herramienta para tratar a las personas que padecen ansiedad y depresión. Debido a que los estudios vienen señalando las limitaciones de este abordaje las sociedades científicas reclaman que su uso debe darse en combinación con las terapias psicológicas. La efectividad de las intervenciones psicológicas en el tratamiento de la depresión,  y en el de la ansiedad asociada, cuenta con una abundante evidencia en un amplio espectro de enfermedades (por ejemplo, la terapia cognitivo-conductual en pacientes con cáncer). En 2007, una revisión sistemática de la efectividad de estas terapias, realizada por la Cochrane, determinó que había  una respuesta clínica favorable en un 46% de los pacientes que fueron tratados con terapia cognitivo-conductual, si bien faltan estudios sobre sus efectos a largo plazo. Con respecto  a las psicoterapias de base psicodinámica  y las terapias de apoyo aún es necesario seguir investigando. La guía NICE recomienda la autoayuda guiada basada en la terapia cognitivo conductual, el asesoramiento (counseling) y la psicoterapia breve. Igualmente, las técnicas de relajación han mostrado efectos beneficiosos en la reducción de la ansiedad y del estrés psicosocial que suelen ir asociados a la depresión, mientras que otras investigaciones, aún no concluyentes, señalan la efectividad del ejercicio físico en el abordaje de la depresión leve y moderada en un programa estructurado de ejercicio grupal.

Lo que  esta situación pone de manifiesto es la supremacía del modelo biomédico de atención  a la ansiedad y depresión, en cuya génesis y desarrollo los factores socioeconómicos tienen un peso relevante dándose una mayor prevalencia en personas con bajo nivel de cualificación y de ingresos.   Pero lo que ha ocurrido es  que se han trasladado las causas, antes atribuidas a factores sociales y del entorno, a los factores genéticos y a determinadas deficiencias neuroquímicas del cerebro. Si estas disfunciones tienen una base orgánica pueden ser entonces corregidas o, al menos paliadas, con la prescripción de fármacos. Lo que ha conducido, por extensión, a la medicalización del cualquier sufrimiento originado por la pobreza, la desigualdad social, el maltrato e incluso del malestar  derivado de las demandas de la vida cotidiana.

El modelo biomédico es considerado como el único enfoque posible de atención a la enfermedad y al malestar psicosocial  detentando una abrumadora hegemonía académica, científica e institucional. Debido a la supremacía de este modelo, el trabajo social sanitario es constreñido y forzado a una presencia marginal en las instituciones sanitarias  limitándose mayormente a actuaciones puntuales cuando los efectos de los problemas sociales en las personas alcanzan una dimensión de gravedad.

Los propios trabajadores sociales sanitarios pueden contribuir a reforzar esta supremacía mediante la sumisión a sus postulados, ejerciendo un papel más paternalista  con los usuarios y promoviendo el tratamiento con psicofármacos como la única opción terapéutica. Frente al determinismo y al individualismo inherente al modelo biomédico, los trabajadores sociales sanitarios otorgan mayor relevancia al estudio de la tensión dinámica que existe entre la psique y el entorno. El procedimiento para el abordaje es la aproximación individual, propiciando el insight y la valoración del entorno y las redes sociales del individuo. En el modelo psicosocial la acción puede desarrollarse desde las tres dimensiones propuestas por Hamilton, es decir, desde la atención directa, del abordaje del entorno y desde la administración y gestión de apoyos (gestión de caso). El trabajo social sanitario puede ayudar a las personas a mejorar sus mecanismos de afrontamiento y también ofrecer atenciones tempranas y preventivas, actuando sobre los determinantes sociales de la salud. Algunos estudios (Fraser et al, 2004; Hawkins, 2009; Leroy, 2004) van dirigidos a demostrar la efectividad de este tipo de intervenciones en la auto regulación de las emociones, el incremento de la conducta prosocial en los jóvenes, la calidad de las relaciones interpersonales etc. La cuestión es que los presupuestos sanitarios son cada vez más elevados mientras paralelamente disminuyen aquellos destinados a programas sociales preventivos.

Santa Cruz de Tenerife, 25 de febrero de 2016 – María Concepción Abreu Velázquez

Crónica del IV Encuentro UOC de alumnos, consultores y amigos del Trabajo Social Sanitario: declaración del Día Internacional

El pasado viernes 2 de octubre, en este mismo blog adelantaba la declaración «del día 3 de octubre como el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario». Ello ocurría dentro del «IV Encuentro UOC de alumnos, consultores y amigos del Trabajo Social Sanitario» entre aplausos y la emoción de estar allí, viviendo y escribiendo otra página más en la historia del trabajo social sanitario.

Fue un año antes, en el «III Encuentro» celebrado el mismo día 3 de octubre cuando señalé el objetivo de declarar dicha efeméride como tal pues muy pocas profesiones cuentan con documentación acreditada de este primer día en que la profesión inició su camino. Como he señalado en varias ocasiones, el hecho está documentado en la exposición The history and status of hospital social work  impartida por la misma protagonista que encarnó este privilegio de ocupar la primera plaza de trabajadora social hospitalaria. Se trata de Garnet Isabel Pelton quien lo señala en su conferencia. Así pues, es difícil encontrar otro día más adecuado para celebrar la fiesta del trabajo social sanitario. Fue a Garnet Isabel Pelton, a quien el Dr. Cabot acudió para ocupar esta primera plaza en el Massachusetts General Hospital de Boston, para asumir responsabilidades en el estudio de los aspectos sociales de los enfermos atendidos en el Hospital. La plaza fue financiada en su totalidad por el mismo Dr. Cabot. A los pocos meses, Garnet Isabel Pelton enfermaba de tuberculosis ocupando su plaza Ida M. Cannon quien estuvo al frente del departamento hasta 1946. Fueron 41 años  años al servicio de trabajo social sanitario y su expansión.

Hace un año, cerraba la crónica del III Encuentro con estas palabras: «Desde esta mañana soleada del primer sábado de octubre les ruego se reserven las fechas del 1, 2 y el 3 de octubre de 2015 porque esperamos poder celebrar quizá el 1 y el 2, quizás el 2 y el 3, el «IV Encuentro de alumnos, consultores y amigos del Trabajo Social Sanitario». Ello con la primera promoción del Master finalizada, la segunda en su ecuador, y con la tercera a punto de empezar. Una manera de homenajear a Abraham Flexner, cien años después de que pronunciara su famosa conferencia ‘Is a Social Work a profession?’ Unas palabras que espolearon a las profesionales de la época, entre ellas Mary E. Richmond e Ida M. Cannon».

Y emociona comprobar como todo se dio según se anunció un año antes, con la primera promoción de Masters en Trabajo Social Sanitario graduada, la segunda en el ecuador y la tercera a punto de empezar. Muchos participaron en el encuentro.    

El IV Encuentro se desarrolló en tres partes, después de la inauguración, la primera mesa, «Conversaciones sobre los orígenes del actual sistema sanitario y análisis del presente» fue a cargo de Josep Corbella, doctor en derecho, experto en derecho sanitario y Julio Villalobos, doctor en medicina, consultor sistema sanitario, ambos consultores del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS). Recordemos que el Dr. Julio Villalobos,  además, junto con el Dr. Josep Esteban, ambos son parte esencial en la decisión de la UOC de crear el MUTSS pues apoyaron y defendieron mi propuesta.

La segunda Mesa «Conversaciones sobre el presente del trabajo social sanitario y proyecciones al futuro» la desarrollaron graduadas del MUTSS. La realidad ha querido que fueran ellas las primeras, en la historia de la profesión, en participar en una Mesa redonda. Fueron, Marisa Peña, Trabajadora social sanitaria Hospital de Sant Andreu de Manresa, Elena Sánchez, Trabajadora social sanitaria de Benito Menni CSMA-HD, Sandra Soler, Trabajadora social sanitaria Hospital de Bellvitge, Mercé Yuguero, Trabajadora social sanitaria Fundació Institut Guttmann. Como he señalado todas alumnas graduadas en la primera promoción del Master Universitario de trabajo social sanitario (MUTSS).

Y finalmente quien escribe impartió la conferencia de clausura «Abraham Flexner: cien años después, el trabajo social sanitario es una profesión». Ese fue el pequeño homenaje rendido des del el IV Encuentro, a este gran hombre que cien años antes en Is a Social Work a profession? había debatido y argumentado sobre si el trabajo social era o no una profesión basándose en los criterios que convierten a una actividad rutinaria y común, en una profesión estructurada y con base científica. Flexner pasó su vida promoviendo acciones y actividades para mejorar el mundo de la educación, de la salud, del bienestar. Ayudó a científicos (Einstein, Gödel, entre otros) a desarrollar sus conocimientos en un entorno de paz y tranquilidad, un entorno sembrado de belleza, como muestran algunas fotos del Instituto de Estudios Avanzados, y nobleza como señalan texto de la época. Dentro de las muchas posibilidades que la vida le brindó y de las que él mismo buscó, su actividad filantrópica y profesional fue incesante. Si algo le podemos agradecer a Flexner, es que abriera lo ojos de las primeras trabajadoras sociales hospitalarias, además de Mary E. Richmond.

Aprovecho para agradecer la ayuda, facilidades, apoyo, a quiénes han posibilitado este IV Encuentro.

Un agradecimiento a la Dra. María Rotllan directora asistencial del Consorci Sanitari Integral, por facilitarnos de nuevo la utilización del Auditori Garcia Tornel del Hospital Dos de Maig de Barcelona. A Anna Lopez de la Fuente Secretaria de la Dirección Asistencial Consorci Sanitari Integral las gestiones para satisfacer los detalles tecnológicos y logísticos. A la Sra. Melinda Jimenez jefe de Servicio de la Unidad de Trabajo Social Sanitario del Consorci Sanitari Integral su hospitalidad y ayuda, así como su accesibilidad y presentación del acto.

Un agradecimiento a Núria Carrera Decana del Col·legi Oficial de Treball Social de Cataluña que por cuarto año consecutivo nos acompaña y anima con sus palabras y acciones y esta vez, además, respaldando institucionalmente la declaración del 3 de octubre como el Día Internacional del Trabajo Social Sanitario.

Un agradecimiento a la UOC, a los profesionales de Estudios de Ciencias de la Salud su apuesta por este Master Universitario y apoyo incondicional en las dificultades que las ha habido. Un «gracias» afectuoso al Dr. F. Xavier Medina, director académico del Master por su generosidad y ayuda constante, a Matias Alvarez cuya dedicación sostiene hilos importantes para el desarrollo y expansión del MUTSS y también a Judith Cuevas, Técnica de Gestión Académica que ya es parte activa del programa.

Por supuesto un «gracias enorme» a los alumnos, consultores y amigos que estuvieron allí y a los que querían estar pero no pudieron ajustar agenda. Todos ellos posibilitan el desarrollo del MUTSS: contar con un gran equipo permite ejecutar grandes proyectos.

Sin duda Ida M. Cannon llevaba razón poniendo en boca del pájaro Dodo su pensamiento: «La mejor manera de explicarlo es hacerlo».

Barcelona, 7 de octubre de 2015 – Dolors Colom Masfret

Declarado el 3 de Octubre el «El Día Internacional del Trabajo Social Sanitario»

Acabamos de celebrar el «IV Encuentro UOC de Alumnos, Consultores,  Amigos  del  Trabajo Social Sanitario».

Por la connotaciones que el 3 de octubre tiene para nuestra especialidad, con gran entusiasmo los asistentes al evento, hemos declarado ese día, el 3 de octubre,  «EL DÍA INTERNACIONAL DEL TRABAJO SOCIAL SANITARIO».

Desde el equipo del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario de la UOC, agradecemos a Nuria Carrera, decana del «Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya» el apoyo institucional a la iniciativa. Igualmente agradecemos al Hospital Dos de Maig del Consorci Sanitari Integral (CSI) su cálida acogida.

Cada año,  el 2 y 3, o 3 y 4 de octubre se celebrarán los futuros encuentros que pasarán a ser de dos días en vez de uno, como hasta hoy. Así pues quedáis invitados, para el «V Encuentro UOC de Alumnos, Consultores,  Amigos  del  Trabajo Social Sanitario», los próximos 3 y 4 de octubre de 2016.

Barcelona, 2 de octubre de 2015 – Dolors Colom Masfret