Asunto: Chile. Exclusión del Trabajo Social del Código Sanitario

El mundo global virtual permite lo impensable hace solo unos años. Ayer, a última hora  de la noche en España, Arantxa Hernández Echegaray me envió este manifiesto elaborado por las Escuelas de Trabajo Social Chilenas.

Es un hecho que el trabajo social sanitario, esté ubicado en el continente que esté, se topa con ese creciente desconocimiento de su función social. Le pedí permiso a Aran para publicarlo simultáneamente en este Blog y en el de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario. Aunque muchos profesionales se han suscrito a los dos los lectores y lectoras de ambos espacios son diferentes.

Agradezco su celeridad en la gestión pues en cosa de minutos, con un e-mail obtuvo el permiso de publicación y divulgación de parte del Lic. Marcos Chinchilla Montes de la Universidad de Costa Rica. Dentro de un amanecer espectacular en Barcelona les hago participes de la Declaración.

Barcelona, 24 de noviembre de 2017 – Dolors Colom Masfret

DELARACION PÚBLICA. RED DE ESCUELAS DE TRABAJO SOCIAL. UNIVERSIDADES DEL CONSEJO DE RECTORES DE LAS UNIVERSIDADES CHILENAS

Ante la opinión pública, los y las académicos y académicas de las Escuelas de Trabajo Social de las Universidades pertenecientes al Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH), declaramos lo siguiente:

  1. Manifestamos nuestro absoluto rechazo a la modificación del Código Sanitario, Libro V, artículo 112 del DFL 725, en el cual se estaría excluyendo al Trabajo Social, como una de las profesiones que puede participar en las diferentes acciones en el campo de la salud.
  2. Expresamos nuestra preocupación y rechazo a la exclusión que está siendo víctima el Trabajo Social, siendo esta la profesión de las ciencias sociales, más antiguas en constituirse en Chile, la cual, desde sus orígenes, ha contribuido significativamente en el análisis, comprensión, interpretación y en las acciones que van en beneficio de los sectores más excluidos de nuestra sociedad.
  3. Al respecto cabe destacar que la primera Escuela de Trabajo Social en Chile y América Latina, creada en el año 1925 al alero de la Junta de Beneficencia, surge por iniciativa del destacado médico salubrista Dr. Alejandro del Rio, y por lo mismo, ésta lleva su nombre.
  4. Desde sus inicios esta profesión ha sido un aporte importante en el abordaje de problemáticas complejas que deben ser atendidas en el área de la salud. Su participación queda expresada en la intervención directa en el ámbito individual, familiar, grupal y comunitario, en donde se destaca: Atención a víctimas de violencia de género, violación a los DDHH (Programa PRAIS), abuso y maltrato infanto-juvenil, consejería individual y familiar, contención y consejería, actor fundamental en la activación de diversas redes sociales (adolescentes, red VIF, adultos mayores, entre otros), articulación de estrategias en el ámbito de la Atención Primaria, promoción de las determinantes sociales de la salud, por nombrar algunas las acciones más frecuentes.
  5. El Trabajo Social en el campo de la salud, tiene una legitimidad teórica-metodológica y práctica, que se puede constatar en su trayectoria histórica, de casi un siglo vinculado a las acciones de salud, y otros campos de la realidad social.
  6. La dimensión social en el abordaje de problemáticas socio-sanitarias, ha sido un aporte de casi un siglo de trayectoria y aportes del Trabajo Social chileno, y que hoy, en los albores del siglo XXI, se hace tanto o más relevante que nunca, por cuanto las desigualdades y distintas formas de exclusión social, en el caso de Chile es un fenómeno que lejos de ser superado, se ha agudizado y complejizado.
  7. En razón de lo anterior, solicitamos al Ministerio de Salud y a los señores y señoras, parlamentarios y parlamentarias, que en la modificación al Código Sanitario, Libro V, artículos 112 al 120, reconsiderar la incorporación del Trabajo Social, como una de las profesiones aptas para desempañar acciones en el campo de la salud.

Firman esta declaración las siguientes Universidades pertenecientes a la Red de Escuelas de Trabajo Social del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH).

  • Universidad de Tarapacá
  • Universidad de Antofagasta
  • Universidad Nacional Arturo Prat
  • Universidad de Valparaíso
  • Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
  • Pontificia Universidad Católica de Chile
  • Universidad de Chile
  • Universidad Tecnológica Metropolitana
  • Universidad Católica del Maule
  • Universidad de Concepción
  • Universidad del Bio Bio
  • Universidad Católica de la Santísima Concepción
  • Universidad de la Frontera
  • Universidad Católica de Temuco
  • Universidad de Los Lagos
  • Universidad de Aysén
  • Universidad de Magallanes

Noviembre, 17 de 2017.

Reunión entre la Presidenta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS) y el Director General de Ordenación Profesional del MSSSI

Hemos dado otro paso. Hace poco más de un mes a mediados de febrero, en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) tuvo lugar la primera reunión entre el Director General de Ordenación Profesional, la Presidenta de la SCETSS y quien escribe este post como Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario.

Siempre hemos dicho que cuando estuviéramos en disposición de dar el primer paso lo daríamos y me congratula poder decir que este primer paso, a veces muy difícil, está dado.

Aprovecho este espacio para agradecer al Director General el tiempo que nos dedicó asumiendo amablemente el rol de abogado del diablo para ponernos ante las enormes dificultades que lo que estábamos proponiendo supondría. También agradezco el tiempo del otro letrado que nos acompañó poniendo algunos puntos extraviados sobre la «i» correspondiente. La reunión sirvió para explorar las vías reales, las fases y los pasos, que nos pueden conducir al objetivo anhelado por muchos trabajadores sociales sanitarios: su reconocimiento como profesionales sanitarios.

Considerando el escenario actual en el que tenemos un título oficial en Estudios de Ciencias de la Salud, a la pregunta ¿puede el trabajo social sanitario reconocerse como una profesión sanitaria? La respuesta fue: «Podría, no lo veo claro, me lo tendréis que argumentar muy bien, pero podría».

Como era de esperar  necesitamos evidencias y argumentaciones pero a día de hoy estamos convencidas de que las tenemos. En esa línea estamos trabajando, tanto desde la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario fundada el pasado mes de agosto, como desde la Dirección Científica del Master.

Sabíamos, y en la reunión se nos confirmó, que el camino será complicado pero lo más importante es que hay camino por andar, un camino que, si lo andamos adecuadamente, nos conducirá al reconocimiento de la profesión. Decía Ortega y Gasset sobre la vida de uno: «esta vida que nos es dada, está toda por construir». De igual modo este camino que existe y nos lleva al reconocimiento de profesionales sanitarios, no está trazado, lo deberemos bosquejar con cuidado sobre las nuevas evidencias que desde hace pocos años acompañan a la profesión.

Si otra cosa quedó clara es que la idea de la especialización a través de la residencia es una vía muerta.

Tenemos mucho por hacer pero lo haremos, lo estamos haciendo. Y repito el camino será largo y lleno de incertidumbres, pero lo recorreremos.

Igual que la propuesta de creación del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario fue un esfuerzo titánico y un parte importante de la profesión estaba convencida de la imposibilidad de su materialización, pero aquí está por la cuarta edición, la propuesta para lograr el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria también lo será. Pero, ahora, a diferencia de hace unos meses, unos pocos, hemos dejado de especular y dar palos al aire, estamos preparando el dossier de la propuesta siguiendo las pautas que en esta reunión se nos indicó.

Iremos dando la información relevante al respecto pero como he señalado, nadie debe pensar que esto será «soplar y hacer botellas».

Uno de los primeros compromisos es la elaboración de un Atlas del Trabajo Social Sanitario en España.

Barcelona, 14 de marzo de 2017 – Dolors Colom Masfret

El Trabajo Social Sanitario en el BOE y algo más

Estos últimos meses he comprobado de nuevo que las administraciones de algunas Comunidades Autónomas siguen instaladas en el discurso obsoleto de que el Trabajo Social Sanitario como tal no existe. Si bien hace unos años no había más que asumir la realidad ahora ésta ha cambiado y es un placer cuando puedo aclarar que ello no es así y para no quedar en la retórica les facilito dos BOE en donde el Trabajo Social Sanitario aparece con todas sus letras.

Resolución de 2 de octubre de 2014, de la Secretaría General de Universidades, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 26 de septiembre de 2014, por el que se establece el carácter oficial de determinados títulos de Grado y su inscripción en el Registro de Universidades, Centros y Títulos.

Resolución de 18 de marzo de 2015, de la Universidad Oberta de Catalunya, por la que se publica el plan de estudios de Máster en Trabajo Social Sanitario.

La importancia de que en el BOE se reconozca y cite el Trabajo Social Sanitario supone grandes ventajas para el desarrollo e implementación de la profesión en el sistema sanitario si bien ello siempre dependerá de los propios profesionales, ellos y ellas,  y su ejercicio.

Nunca antes de 2014, el Trabajo Social Sanitario se había citado en el BOE como disciplina con contenidos académicos propios y especializados, como título oficial. Se puede colegir, entonces, que lo que no aparece en el BOE, aun existiendo, está en el aire, carece de forma jurídica, siendo difícilmente defendible por más manifiestos y declaraciones de intenciones que se reúnan.

A modo de ejemplo para ilustrar dicha afirmación hace unos años el Tribunal Superior de Justicia de Galicia dictó la Sentencia num. 28/2007 de 24 enero. Aprovecho para agradecer al profesor Josep Corbella su amabilidad y generosidad al facilitarme el texto completo de dicha sentencia publicada y obtenida del fondo documental de Aranzadi Fusión.

En su momento el Colegio Oficial de Trabajo Social de Galicia interpuso una demanda por el «acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Concello de Ponteareas en sesión de 4 de abril de 2005 por el que se aprobaban las Bases para la cobertura con carácter interino de plazas reservadas para la contratación temporal de personal laboral de dicho Concello».

Como las cosas no son lo que empiezan siendo, sino lo que acaban siendo, señalaré aquellas partes de la sentencia que aunque inquietantes reflejan la realidad de aquel momento y deben motivarnos a desarrollar un pensamiento más pragmático y estratégico, un pensamiento crítico con quienes se columpian en la falacia, definida en la RAE como «Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien». Después de las palabras y grandes declaraciones casi siempre se requiere de la acción que lleva a un resultado. Cuando se pasan años y años repitiendo lo mismo sin lograr ningún movimiento efectivo, ningún cambio, dicen los analistas que no se busca ningún movimiento real y no se quiere cambiar nada. Regla número uno del Trabajo Social y por supuesto del Trabajo Social Sanitario: La verdadera voluntad de cambio.

Pasemos a la sentencia. Escribe el juez en el punto segundo de los Fundamentos Jurídicos:

«La sentencia apelada desestima el recurso contencioso administrativo promovido al entender que el acuerdo recurrido no evidencia arbitrariedad de ningún tipo, que responde a las facultades de autoorganización que a la Administración corresponden y que nada impide a los Diplomados en Educación Social poder acceder al Grupo II, Categoría Asistente Social, en igualdad de condiciones con los Diplomados en Trabajo Social».

Sigue en el punto Tercero.

«Con acertado criterio, el Juez de instancia establece, en la sentencia recurrida, una consolidada doctrina jurisprudencial diferenciando los conceptos de discrecionalidad y arbitrariedad, para concluir, en el supuesto enjuiciado, con la total exclusión de esta última.

Centra dicho Juzgador el debate, como no podía ser de otro modo, sobre la potestad de autoorganización que a la Administración compete. Y en este punto sostiene que la concreción de las titulaciones exigibles para el acceso a determinados puestos de trabajo, al margen de su carácter laboral o funcionarial, ha de responder al denominado perfil de la plaza, pues lo contrario sí implicaría la arbitrariedad aludida.

La normativa reguladora, contenida en el artículo 12 del Anexo del Real Decreto 1420/1991, en relación a la Diplomatura en Educación Social, indica que tales enseñanzas deberán orientarse a la formación de un educador en los campos de la educación no formal (incluidos los de la tercera edad), inserción social de personas desadaptadas y minusválidos, así como en la acción socioeducativa. A simple vista se puede colegir que tales funciones son coincidentes con las de un Asistente social. Por su parte el Real Decreto 1431/1990, en referencia a la Diplomatura en Trabajo Social se muestra más escueto al limitarse a establecer, sin definir las funciones, que tales enseñanzas deben encaminarse a proporcionar una formación adecuada en las bases teóricas y en las técnicas del trabajador social. Idéntico silencio mantiene el Decreto 54/2005 de la Xunta de Galicia que aprueba los estatutos del Colegio profesional recurrente».

La ambigüedad y la falta de precisión son malas compañeras de viaje cuando se pretende una presencia clara y concisa en las organizaciones. Y si no queríamos caldo, pues dos tazas. Sigue la misma Sentencia:

«La alusión al Código Deontológico de la profesión del Trabajo Social, aprobado por la Asamblea General de Diplomados en Trabajo Social, si bien refiere ya unas funciones propias de estos profesionales, carece, como es obvio, del necesario valor normativo fuera del ámbito puramente interno del propio Colegio profesional.

En consecuencia, no concurriendo razón alguna que aconseje excluir del acceso a los puestos de trabajo convocados a los Diplomados en Educación Social, procede, con confirmación de la resolución impugnada, la desestimación del recurso de apelación promovido».

Las cosas hoy seguramente son distintas. El ejemplo busca ilustrar la desembocadura de determinados caminos que no llevan a Roma sino al desastre. Sobra señalarlo pero para evitar caer en el plagio, definido en la RAE como «Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias» los textos reproducidos se han transcrito entre comillas, cursiva y se cita la fuente.

Otro año que se acaba, aunque sea caer en el tópico, les deseo un Próspero año 2017.

Barcelona, 31 de diciembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Presentación de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS)

Dentro de la celebración del V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario acontecido el pasado 3 de octubre con motivo de la celebración, del Día Internacional del Trabajo Social Sanitario, se presentó la nueva Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS).

Tanto el Postgrado de Trabajo Social Sanitario como luego el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario avivaron, en alumnos y profesores, la necesidad de crear una sociedad científica vinculada tanto entorno profesional como al entorno académico, en este caso a la UOC. El potencial humano que nutre el master es fuente de innovación y desarrollo para el trabajo social sanitario como profesión y como disciplina.

El trabajo social sanitario debe mostrarse como lo que es, una profesión cuyos profesionales siguen un método racional de intervención como se dirime del plan de estudios del mismo máster. Hay una metodología docente y una aplicación práctica de los conocimientos adquiridos dentro de las organizaciones sanitarias. Es una lástima que la rutina instalada en algunas Unidades de Trabajo Social Sanitario sea un muro infranqueable que impide un ejercicio profesional adecuado al siglo XXI.

Los profesionales se forman y especializan para ejercer de acuerdo a lo aprendido, a las competencias adquiridas, para aplicar el conocimiento ganado que automáticamente se convierte en servicios para las personas atendidas. Es un tanto absurdo que profesionales formados a lo largo de seis años, cuatro de grado y dos de master, se encuentren con directivos que lo único que reclaman de ellos, es que gestionen recursos o presten determinada información, que resuelvan problemas precipitadamente como lo haría cualquier buen vecino con un mínimo criterio. El trabajador social sanitario cuenta con un knowhow que lo faculta, además de resolver los problemas que se presentan más eficientemente que los resolvería ese buen vecino, para utilizar los servicios y recursos de apoyo existentes en su comunidad más eficazmente. El trabajador social sanitario, él o ella, estudiará la causa, el origen de estos problemas y trabajará específicamente sobre ellos, junto con la persona que los padece y los vive. Y si la persona no objeta, también con su familia. Pero todo ello, requiere de un reconocimiento que avale ese proceder profesional y científico.

Son muchos los profesionales que desde sus posibilidades alumbran ese camino iniciado en 2009 y cuyo principal objetivo es el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria. Antes, sensu stricto, mal que pese, y a pesar de retorcer la realidad, no reuníamos los requisitos exigidos en la LOPS, sobre todo al carecer de una titulación propia, oficial, dentro de los Estudios de Ciencias de la Salud. Ahora, este obstáculo, desde junio de 2015 se ha superado. Por ello uno de los primeros pasos que la SCETSS dará, y que con prudencia está dando, será apelar a quienes corresponda para que se reconozca el trabajo social sanitario como profesión sanitaria. La existencia del Máster lo permite y cada realidad necesita de su propia estrategia.

Pendientes de un último trámite administrativo, toda la junta está ansiosa para poder dar forma a los primeros pasos iniciados, tanto en el ámbito autonómico, como el nacional y el internacional.

Así mismo, dentro del sistema sanitario español, ahora que finalmente hay gobierno, vamos a proponer fórmulas para que el trabajo social sanitario sea una realidad consolidada cuyos profesionales asuman las funciones que como profesionales del sistema sanitario les competen. Funciones que dicho sea de paso  son las mismas que competen a los otros profesionales con los cuales trabaja en equipo, estas son: asistencia, prevención, docencia, investigación, gestión clínica e información y promoción de la salud. Lo que variará son las actividades desarrolladas dentro e cada función, pero no la función en sí.

Para terminar se presenta la Junta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario tal y como quedo constituida:

Presidente, Neri Iglesias Fernández. Consejería Sanidad. Asturias

Vicepresidente, Merce Yuguero Rueda. Atención Hospitalaria. Cataluña

Secretaria, Tesorera Borja Rodriguez Maribona. Jubilada. Asturias

Vocal 1, M Teresa Gijón. Universidad. Andalucía.

Vocal 2, Maria Concepción Abreu. Atención Primaria. Canarias

Vocal 3, Marta Ballester Albarracín. Atención Primaria. Cataluña

Vocal 4, J. Daniel Rueda – Universidad. Castilla León

Vocal 5, Miriam Sánchez Reyes. Atención Hospitalaria.  Madrid

Vocal 6, Juani González – Salud Mental – Canarias

Vocal 7, Dolors Colom Masfret. Universidad. Free lance. Cataluña

 

Barcelona, 7 de noviembre de 2016 – Dolors Colom Masfret

Llega el año 2016 y sus posibilidades, ¿nos vamos acercando al reconocimiento de profesionales sanitarios?

La dinámica que nos envuelve en el día a día provoca pequeños cambios que a su vez van transformando realidades y creando nuevas circunstancias favorecedoras de la consolidación de los objetivos.

La imaginación recorre mundos que en la realidad, cuando se camina por ellos, requieren tiempos, paciencia, siembra y cuidado de los pequeños brotes, también soportar las frustraciones cuando éstos no llegan a la madurez. Pero el camino debe seguirse caminando sin desfallecer, al contrario, perseverando y aguantando.

En ese andar hasta el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria, el azar nos ha llevado a un nuevo escenario muy posibilitador. No quiero adelantarme ni quiero ponerme misteriosa, pero este final de año,el año en que se graduó la primera promoción del máster, el año en que se cumple un siglo de las palabras de Abraham Flexner,  creo que se merece esos destellos de ilusión y realidad que permiten escribir con cierta certeza que creo que no estamos lejos del ansiado reconocimiento. Hablo siempre desde el Master y desde los estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, no desde ninguna otra entidad u organización.

Ciertamente los escenarios deben analizarse desde muchos ángulos y los pasos a dar también forman parte del camino pero hay nuevas circunstancias.

Desde el año 2008, en los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC estamos avanzando en este sendero que nos llevará a este reconocimiento de profesionales sanitarios. Hoy por hoy la realidad y las posibilidades pasan por el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario y por eso, algunas noticias nos han puesto manos a la obra. No podemos vender el pan antes de cosechar el trigo que antes habremos sembrado, pero creo que el PAN está muy cerca.

Es cuestión de tiempo, eso lo venimos diciendo desde hace años. Ahora, con el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario, quizás sobra a estas alturas recordar que es un título oficial, pero por si acaso, con este título oficial, este año en el seno del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se han dado algunos cambios que nos permiten ver ese reconocimiento más próximo.

Desde la UOC confiamos, no por el camino de la fe, sino por el camino de los hechos y su relevancia, que en el 2016 podamos cerrar este asunto.

En el siguiente post ampliaré la información pero no podía acabar este año sin compartirlo con los profesionales que nos siguen.

Desde Estudios de Ciencias de la Salud, el equipo del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario, les deseamos un muy buen final de 2015 y una buena continuación para el 2016, año de logros.

Barcelona, 15 de diciembre de 2015 – Dolors Colom Masfret

Cuando nos quejamos de «Intrusismo» en el trabajo social sanitario ¿es realmente «Intrusismo»? Diría que no

Desde hace años el concepto de «Intrusismo» planea sobre muchas de las sesiones y encuentros de trabajadores sociales sanitarios pero la mayoría de las veces, atendiendo a los hechos, es una ligereza semántica hablar de «Intrusismo».

Veamos. El «Intrusismo» se juzga por el código penal, por tanto, debemos ser muy cautos a la hora de calificar una acción de intrusismo. Está regulado por la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Dicha ley, en su Capítulo V, aborda la Usurpación de funciones públicas y del intrusismo. Y cuenta con dos artículos:

Artículo 402. El que ilegítimamente ejerciere actos propios de una autoridad o funcionario público atribuyéndose carácter oficial, será castigado con la pena de prisión de uno a tres años.

Artículo 403. El que ejerciere actos propios de una profesión sin poseer el correspondiente título académico expedido o reconocido en España de acuerdo con la legislación vigente, incurrirá en la pena de multa de seis a doce meses. Si la actividad profesional desarrollada exigiere un título oficial que acredite la capacitación necesaria y habilite legalmente para su ejercicio, y no se estuviere en posesión de dicho título, se impondrá la pena de multa de tres a cinco meses.

El que nos afectaría mayormente es el relativo al art. 403 pero siendo estrictos, hasta este año 2015 que se gradúa la primera promoción del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario, no ha existido ningún título oficial de Trabajo Social Sanitario asociado a unos contenidos académicos, a unas competencias profesionales que son las que garantizan la buena práctica y lo que, dado el caso, sería motivo de apoyo a la denuncia.

La reciente publicación en el BOE del Plan de Estudios del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario tratada en el post anterior cambia radicalmente el escenario porque ya se cuenta con una formación académica y, ahora sí, el ejercicio del trabajo social sanitario se da dentro de unas coordenadas que son las que corresponde a los trabajadores sociales sanitarios garantizar en su ejercicio profesional, el cual siempre obedece a la formación recibida y a las funciones que le otorga el sistema sanitario.

Por lo general, se habla de intrusismo cuando debería hablarse de incursiones e injerencias que afectan al quehacer del día a día pero no usurpan la personalidad del trabajador social sanitario, ni siquiera de las actividades desarrolladas para cumplir con las funciones encomendadas. Son enredos, informaciones contradictorias, generación de falsas expectativas en las personas, que provienen de profesionales que minusvaloran el ejercicio del trabajo social sanitario, pero no usurpan su personalidad ni sus funciones.

De vez en cuando, alguna normativa provoca la tempestad y vemos intrusismo en donde legalmente no lo hay. Entonces vuelven las reuniones de juntas de colegios y entidades, que suelen acabar con manifiestos (muchos recuperados de manifiestos anteriores), cartas con gran contenido emocional y no académico, recogida de firmas… en fin, como se diría coloquialmente se dan unos cuantos «manotazos de ahogado» que cuando llega a la orilla se olvida de todo hasta que de nuevo otra normativa le hace sentir el agua que le llega al cuello. Pero es una paranoia, no es un hecho.

Entre la reacción y la estrategia hay mucha diferencia. El master Universitario de Trabajo Social Sanitario, además de todo lo obvio, es parte de un objetivo, de un plan para cumplir con la legislación vigente para alcanzar el reconocimiento de profesión sanitaria. Entonces, el intrusismo, si realmente este se da , implicará acudir a la Justicia.

¿Es «Intrusismo» lo que algunos toman como tal? El análisis del concepto y de los hechos susceptibles de tal categoría me llevan a concluir que no.

La razón es muy sencilla: El trabajo social sanitario no puede reducirse a derivar personas a los servicios sociales, a gestionar recursos residenciales, a interesarse por los aspectos sociales, etcétera. Esto no tiene nada que ver con el trabajo social sanitario y quien así lo crea, tiene un serio problema de identidad profesional. No podemos hablar de intrusismo porque una enfermera, un médico, se interese por los aspectos sociales de los enfermos que atienden, es su responsabilidad, como no es intrusismo que un trabajador social sanitario se interese por las dolencias y enfermedades, tratamientos  de las mismas personas. También es su responsabilidad conocerlo.

Es un reduccionismo garrafal asociar el Trabajo Social Sanitario a unas actividades elementales para cuya realización no se necesita ningún conocimiento, solo habilidades administrativas y comunicativas.

Sería intrusismo si otros profesionales aplicaran procedimientos o protocolos de trabajo social sanitario, se arrogaran la prestación de nuestros servicios y conviene recordar aquí que prestar un servicio no es tramitar un recurso. Sería intrusismo si elaboraran el diagnóstico social sanitario y sobre él desarrollaran un plan de intervención. Pero derivar al familiar del enfermo que estamos tendiendo a los servicios sociales no requiere de demasiadas operaciones intelectuales, ni demasiados análisis de datos, lo puede hacer cualquiera. El trabajo social sanitario es mucho más que gestionar recursos, derivar personas, informar de gestiones,… esto son solo pequeñas actividades que se dan dentro de los servicios que se prestan, servicios que, recordemos, se apoyan en el diagnóstico social sanitario o un pre diagnóstico.

Barcelona, 26 de junio de 2015 – Dolors Colom Masfret

El trabajo social sanitario: más próximo a poder reiniciar gestiones para el reconocimiento de profesión sanitaria

En julio se gradúa la primera promoción de Masters Universitarios en Trabajo Social Sanitario y este hecho, tangible, cambia el escenario en el que nos hemos estado moviendo hasta ahora. ¿Por qué? Porque satisfacemos uno de los requisitos que señala la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias, el más difícil, el que se presentaba como imposible, el contar con un Título Universitario Oficial dentro de Estudios de Ciencias de la Salud, hecho que es una realidad. Véase la Resolución de 2 de octubre de 2014, de la Secretaría General de Universidades, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 26 de septiembre de 2014, por el que se establece el carácter oficial de determinados títulos de Máster y su inscripción en el Registro de Universidades, Centros y Títulos. Pág. 84669.

Recordemos la aplicación de este punto en base a la sentencia 077/2011 del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña cuando denegó que los trabajadores sociales sanitarios del ICS fueran reconocidos como profesionales sanitarios.

Señaló la juez en la sentencia refiriéndose a los trabajadores sociales sanitarios: «…tal personal se hallaba englobado dentro del personal sanitario como –asistentes sociales de atención primaria– […] Pero la regulación posterior no deja duda alguna de su consideración como personal no sanitario, pues tales asistentes sociales (ahora denominados trabajadores sociales) no se hallan dentro de las profesiones sanitarias de nivel de licenciado ni de nivel diplomado». Así era y sigue siendo, de momento no tenemos título reconocido en este plano.

Pero la sentencia seguía: «…sin que a ello pueda meramente oponerse la posibilidad de hacer uso del apartado tercero del artículo 2 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de reordenación de las Profesiones Sanitarias, pues ello requeriría que se dieran las circunstancias allí previstas, tanto por razón del contenido, de titulación y regulación, y previsión legal que aquí no concurren. En este sentido, y como ya destaca la Administración demandada, la propia Exposición de Motivos de la Ley anteriormente citada, ya subraya que –en esta Ley se reconocen como profesiones sanitarias aquellas que la normativa universitaria reconoce como titulaciones del ámbito de la salud, y que en el actualidad gozan de una organización colegial reconocida por los poderes públicos–». Como señalé en su momento aquí estaba la clave y sobre esta hipótesis empezamos a trabajar en el año 2008 proponiendo primero un Postgrado de Trabajo Social Sanitario, con la mirada siempre puesta en el horizonte del master Universitario de Trabajo Social Sanitario.

En julio cerca de 50 trabajadores sociales generalistas (graduados o diplomados) tendrán en su haber el primer Título Oficial que les acredita como Trabajadores sociales sanitarios, un título obtenido dentro del marco de los Estudios de Ciencias de la Salud, cuyo Plan de Estudios se acaba de publicar en BOE hoy mismo, véase la Resolución de 18 de marzo de 2015, de la Universidad Oberta de Catalunya, por la que se publica el plan de estudios de Máster en Trabajo Social Sanitario. 

Los profesores y consultores del Máster hemos buscado y creado los mejores materiales de estudio para ofrecer a los alumnos los recursos teóricos, intelectuales y académicos más actuales, hemos promovido debates en las aulas, como parte del Modelo UOC,  para que adquirieran habilidades comunicativas y hemos desarrollado sus competencias  en la asistencia, la prevención, la investigación y la docencia, también en la gestión clínica y la promoción de la salud y la educación sanitaria. Todo ello con el fin de que pudieran planificar y organizar servicios de trabajo social sanitario acorde con los requisitos legales y los valores corporativos del sistema sanitario.

Este hecho, un logro que parecía inalcanzable, nos permite, en un futuro próximo,  empezar a dar pasos sobre una base sólida, para retomar las gestiones y contactos con el fin de alcanzar el reconocimiento de profesionales sanitarios. El que viene ahora, no será un camino fácil, pero está iniciado por lo que es solo cuestión de tiempo. Tampoco ha sido fácil el recorrido hasta aquí y sin embargo, estamos a un par de meses de que vea la luz ante la primera promoción.

Desde estas páginas iremos compartiendo los pasos y los avances cuando los haya. De momento la graduación de la primera promoción es motivo de satisfacción y felicitación porque como sugieren algunos pensamientos de Mary E. Richmond, cuando se junta el deseo de algo con la fuerza del conocimiento, alcanzar el logro es una realidad.

Barcelona, 27 de mayo de 2015 – Dolors Colom Masfret

2015: primera promoción de Másters en Trabajo Social Sanitario

Y la Utopía de finales de los noventa, de primeros del dos mil está próxima a ser realidad.

Este año 2015 que a estas horas asoma desde el Oriente será para muchos profesionales del trabajo social sanitario el año del cambio. El año cero. Este año 2015, el Trabajo Social Sanitario será un título oficial de la universidad y simultáneamente, satisfará un requisito indispensable recogido en la LOPS (Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias) para ser profesión sanitaria, que el título sea emitido dentro de los Estudios de Ciencias de la Salud.

La primera promoción está a pocos meses de consolidarse.

Además, 2015 es un año en el que se cumplen cien años de la famosa conferencia de Abraham Flexner de la que he hablado ampliamente en numerosas ocasiones, “Is social work a profession?” [¿Es el trabajo social  una profesión?]. Los acontecimientos han hecho que cien años después podamos celebrar este primer título.

Flexner presentó los principios que inspiraban la práctica profesional y alertaba de la frivolidad con la que se adoptaban los conceptos de «profesión» y el de «profesional». Mi experiencia de los últimos años me hace añadir a ellos un tercer concepto el de «experto», entendiendo que muchos de los que se presentan con esta rúbrica adolecen de un currículum que los avale.

Una de las características que señalaba Flexer era que «Las profesiones implicaban operaciones intelectuales con responsabilidad individual que derivaban de la ciencia y del aprendizaje…». Por tanto, la formación implica despertar en el alumno la responsabilidad que ese conocimiento que recibe, le otorga ante la institución en la que ejerce y ante la sociedad a la que sirve.

El Máster es sin duda un gran avance para los anhelos de los trabajadores sociales sanitarios, los que lo son de verdad y sienten el trabajo social sanitario como su verdadera vocación profesional. Para los que saben que el trabajo social sanitario está muy lejos de poner crucecitas en un baremo o escala de valoración.

Este esfuerzo que es de muchos, estos años de intensa e incesante actividad para que el Máster fuera una realidad, en 2015 será correspondido con los primeros frutos. El árbol del conocimiento ha enraizado y sus ramas se expanden hacia el infinito.

Aprovecho este espacio y este momento para expresar mi agradecimiento a todos los que posibilitáis el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario, sea desde el rol que sea: Alumnado. Consultoría. Profesorado. Tutoría. Administración. Dirección. Gracias por vuestra energía psíquica y apoyo.

¡Feliz año 2015!

Barcelona, 31 de diciembre de 2014 – Dolors Colom Masfret

¡Empezamos el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario!

Ayer 16 de octubre de 2013, finalmente, se levantó el telón en las aulas del «Máster Universitario de trabajo Social Sanitario».

Poco a poco las aulas de las diferentes asignaturas se van llenando de alumnas, alumnos y la actividad empieza a bullir. Cada cual comienza ese recorrido exploratorio de los diferentes espacios de esa ágora virtual pero visible y palpable que a partir de ahora permanecerá abierta las 24 horas del día, todos los días del año y confiemos que por los años.

El tiempo nos irá relevando, sin duda, de eso trata el vivir, pero los que hemos tenido la suerte de estar aquí, ahora, ese 16 de octubre de 2013, por cierto, también fue un mes de octubre en 1905, cuando se creó la primera plaza de trabajo social sanitario, insisto los que estamos asistiendo a ese momento, sea como alumnos del Postgrado primero, del Máster ahora, sea como consultores o como profesores, como directores o como autores, gestores y técnicos, los que apasionados por el Trabajo Social Sanitario, hemos sido tocados por la Fortuna de vivir este momento profesional, mantendremos en nuestra memoria, grabado a fuego, el recuerdo de estos días de trasiego infinito.

Ahora, en este justo momento para los que estamos vinculados a esta realidad, la expectación es máxima. Para todos es un programa universitario nuevo que se desarrolla en un espacio nuevo pero que a los profesionales del trabajo social sanitario nos acerca a esa circunstancia tantas veces debatida, imaginada, anhelada, reclamada, etcétera, que es la especialización. Todavía falta, pero los pasos que vamos dando nos acercan al hecho en sí.

Finalmente las aulas del Postgrado de Trabajo Social Sanitario, la primera semilla que posibilitó este vergel en el que nos adentramos estos días, quedarán en el silencio que llega después del logro. La última escena, en casi todos los escenarios, pertenece al silencio que se queda para recordarnos que allí hubo vida, personas, emociones. Sea para disfrutar, para recordar, o para emocionarnos, el silencio siempre es el último en irse aunque a veces se quede para siempre.

Las expectativas, la motivación de cada alumna, alumno, se suman dentro de esa virtualidad que nos permite avanzar en una nueva realidad profesional. Los deseos del alumnado, sus expectativas, el cómo vinculan este conocimiento a su futuro profesional, enfatizando en la palabra profesional, son sin duda el principal motor que mueve esa nave recién levantada.

Gracias por estar ahí y gracias por seguir ahí.

Barcelona, 17 de octubre de 2013 – Dolors Colom Masfret

¡Verificado positivamente por la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Educación, el plan de estudios del título oficial de Máster Universitario en Trabajo Social Sanitario!

Para muchos trabajadores sociales sanitarios de España y del resto del Mundo, el mes de julio pasado se vio regado por la buena noticia de la verificación del «Máster Universitario en Trabajo Social Sanitario» dentro de estudios de Ciencias de la Salud de la UOC por parte de la AQU (Agència per a la Qualitat del Sistema Universitari de Catalunya). La alegría llegó de todas partes, hasta del otro lado del Atlántico.

La correspondencia veraniega al respecto, mostró que una mayoría, de dentro y de fuera, quedamos impacientes a la espera de la ratificación de la verificación por parte de la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Educación.

¿Será oficial? Ha sido la pregunta del verano en nuestro entorno de estudios de Ciencias de la Salud. «Es oficial, aunque estamos pendientes del último paso, la verificación por parte de la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Educación»  ha sido la respuesta que no se ha dejado de repetir una y otra vez.

Y como la vida es movimiento y contradicción, de repente alguien se desataba asegurando que «No era oficial». Entonces una nueva avalancha de e-mails, llamadas telefónicas, etcétera, lograba borrar en el imaginario, claro, la realidad y el tempo de la oficialidad. Y volvíamos a insistir: «Es oficial, aunque estamos pendientes del último paso, la verificación por parte de la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Educación».

Pareciera que algunos profesionales están más predispuestos a combatir y pelear, aunque sea en un campo de batalla imaginario, que a vivir los buenos momentos y aprovechar las posibilidades que llegan.

Y hablando de llegar, ayer nos ha llegado la buena noticia de que, unos días antes, el pasado 25 de setiembre se verificó, el Título Oficial de «Master Universitario de Trabajo Social Sanitario» de la Universitat Oberta de Catalunya, por parte de la Secretaría General de Universidades del Ministerio de Educación. Y la noticia nos llenó de nuevo de alegría. Los que nos identificamos con el logro, no podemos evitar estar contentos, y encararnos hacia el nuevo horizonte, porque ahí está mirándonos de frente y esperando a ser alcanzado.

Quien quiera seguir instalado en el pasado… pues… poco se puede decir…

La UOC pone al servicio de cada Máster un aula de tutoría a la cual, sin ningún compromiso, subrayando sin ningún compromiso, los profesionales interesados, en nuestro caso, trabajadores sociales y educadores sociales, pueden pedir acceso completando un pequeño formulario que se encuentra a la derecha de la Web del Máster. Al registrarse recibirán la clave de acceso y podrán plantear todo tipo de dudas a la tutora, Ana Rodríguez. Ella se os responderá y asesorará con relación a las dudas que tienen que ver con los requisitos, la documentación, etcétera, del Máster.

Les invito a formalizar este acceso para poder acceder a la información de interés directamente.

Gracias por las muestras de acogida y afecto que cada vez que se concreta un paso nuevo nos regalan los profesionales. El equipo de la UOC, los profesores, los consultores, los autores, tutores, los servicios de acogida e información, y otros, estamos trabajando mucho para la puesta en marcha del Máster, pero sin los profesionales que a lo largo de estos años en los que el Postgrado de Trabajo Social Sanitario, se han visto motivados para dar el salto a la formación universitaria para lograr la especialización, nuestro esfuerzo se vería frustrado.

La puesta en marcha del Postgrado de Trabajo Social Sanitario nos ayudó a sedimentar y a fortalecer las bases del hoy Master Universitario de Trabajo Social Sanitario.

Gracias por estar ahí y gracias por seguir ahí.

Barcelona, 28 de setiembre de 2013 – Dolors Colom Masfret