Reunión entre la Presidenta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS) y el Director General de Ordenación Profesional del MSSSI

Hemos dado otro paso. Hace poco más de un mes a mediados de febrero, en la sede del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) tuvo lugar la primera reunión entre el Director General de Ordenación Profesional, la Presidenta de la SCETSS y quien escribe este post como Directora Científica del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario.

Siempre hemos dicho que cuando estuviéramos en disposición de dar el primer paso lo daríamos y me congratula poder decir que este primer paso, a veces muy difícil, está dado.

Aprovecho este espacio para agradecer al Director General el tiempo que nos dedicó asumiendo amablemente el rol de abogado del diablo para ponernos ante las enormes dificultades que lo que estábamos proponiendo supondría. También agradezco el tiempo del otro letrado que nos acompañó poniendo algunos puntos extraviados sobre la «i» correspondiente. La reunión sirvió para explorar las vías reales, las fases y los pasos, que nos pueden conducir al objetivo anhelado por muchos trabajadores sociales sanitarios: su reconocimiento como profesionales sanitarios.

Considerando el escenario actual en el que tenemos un título oficial en Estudios de Ciencias de la Salud, a la pregunta ¿puede el trabajo social sanitario reconocerse como una profesión sanitaria? La respuesta fue: «Podría, no lo veo claro, me lo tendréis que argumentar muy bien, pero podría».

Como era de esperar  necesitamos evidencias y argumentaciones pero a día de hoy estamos convencidas de que las tenemos. En esa línea estamos trabajando, tanto desde la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario fundada el pasado mes de agosto, como desde la Dirección Científica del Master.

Sabíamos, y en la reunión se nos confirmó, que el camino será complicado pero lo más importante es que hay camino por andar, un camino que, si lo andamos adecuadamente, nos conducirá al reconocimiento de la profesión. Decía Ortega y Gasset sobre la vida de uno: «esta vida que nos es dada, está toda por construir». De igual modo este camino que existe y nos lleva al reconocimiento de profesionales sanitarios, no está trazado, lo deberemos bosquejar con cuidado sobre las nuevas evidencias que desde hace pocos años acompañan a la profesión.

Si otra cosa quedó clara es que la idea de la especialización a través de la residencia es una vía muerta.

Tenemos mucho por hacer pero lo haremos, lo estamos haciendo. Y repito el camino será largo y lleno de incertidumbres, pero lo recorreremos.

Igual que la propuesta de creación del Master Universitario de Trabajo Social Sanitario fue un esfuerzo titánico y un parte importante de la profesión estaba convencida de la imposibilidad de su materialización, pero aquí está por la cuarta edición, la propuesta para lograr el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria también lo será. Pero, ahora, a diferencia de hace unos meses, unos pocos, hemos dejado de especular y dar palos al aire, estamos preparando el dossier de la propuesta siguiendo las pautas que en esta reunión se nos indicó.

Iremos dando la información relevante al respecto pero como he señalado, nadie debe pensar que esto será «soplar y hacer botellas».

Uno de los primeros compromisos es la elaboración de un Atlas del Trabajo Social Sanitario en España.

Barcelona, 14 de marzo de 2017 – Dolors Colom Masfret

2017 centenario de la publicación de “Social Diagnosis” de Mary E. Richmond y de la reedición de “Social Work in hospitals, a contribution to progressive Medicine” de Ida M. Cannon

Este año 2017 es un año que rebosa centenario siendo varias las efemérides que convergen en el trabajo social y el trabajo social sanitario.

En abril de 1917 Mary E. Richmond (1861–1928) firmaba el prólogo de Social Diagnosis y en mayo del mismo año, la primera edición del libro llegaba al gran público. El éxito de la obra puede inferirse por lo rápido que se agotó y reeditó. La segunda edición se publicaba al mes siguiente, en junio y en octubre del mismo año 1917 se editaba la tercera.

Por otra parte, en octubre, siempre dentro de 1917, se reeditaba el libro de Ida M. Cannon Social Work in hospitals, a contribution to progressive Medicine,  un clásico para el trabajo social sanitario que vio la luz por primera vez en octubre de 1913, y coincidencias, cien años después, en octubre de 2013 se iniciaba la primera edición del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario de la UOC.

Un momento íntimo entre el autor y su obra suele darse cuando piensa en la dedicatoria. A quién dedica el libro. Suelen ser muchas las personas que acuden a la mente y finalmente, salvando las excepciones que seguro las habrá, se decide por aquella o aquellas que son parte de ese minuto en que el libro que gestó como proyecto. Siempre es una curiosidad saber a quién va dedicado el libro pues es una oportunidad de estar en los andamios de la creación. Mary E. Richmond dedicó Social Diagnosis a Zilpha Drew Smith (1852-1926), escribió: «A Zilpha Drew Smith cuya fe constante en las posibilidades del trabajo de caso social ha sido la inspiración de esta libro y de su autor». Poco se ha estudiado de la obra de Zilpha Drew Smith pero su figura es de gran valor para el trabajo social al centrarse en la organización y la importancia de la transmisión de la información para evitar duplicidades, además de diseñar un screening de detección de emergencias sociales mediante visitadores amistosos en el domicilio.

Pero si para el trabajo social sanitario hay un referente, éste es Ida M. Cannon (1877- 1960). Su libro, antes citado, lo dedicó a Richard C. Cabot (1868-1939), con las siguientes palabras «Al Dr. Richard C. Cabot cuya perspicacia, imaginación constructiva y espíritu pionero y sin miedo, han sido los factores principales en este país para comenzar y llevar el servicio social hospitalario organizado a su estado actual». El libro de Ida M. Cannon presenta entre otros avances del trabajo social hospitalario el gran paso dado al converger el diagnóstico médico con el diagnóstico social desde el principio del ingreso de la persona y con ambos desarrollar el diagnóstico integral de la persona enferma lo que implica una intervención integral. De Dr. Richard C. Cabot se conoce mucho con relación a su visión holística de la medicina y el significado de los aspectos psicosociales en la recuperación de la persona enferma. Pero conviene recordar que además de crear la primera plaza de trabajo social hospitalario el 3 de octubre de 1905, la sufragó con su propia economía.

Como siempre para estas fechas empezamos a atisbar el próximo 3 de octubre día en el que tiene lugar el Encuentro anual de Trabajo Social Sanitario de la UOC y desde hace dos años la celebración del día Internacional del Trabajo Social Sanitario. Celebración que se apoya precisamente en la creación de esta primera plaza de trabajadora social hospitalaria por parte del Dr. Cabot, plaza que como se ha señalado en numerosas ocasiones en este blog, ocupó Garnet I. Pelton. Sin embargo, a los pocos meses enfermó de tuberculosis y tuvo que retirarse, siendo sustituida por Ida M. Cannon.

Para este año 2017, el VI encuentro de Trabajo Social Sanitario de la UOC tendrá lugar los días 3 y 4 de octubre y se celebrará conjuntamente con el I Simposium de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario y parte del tiempo lo dedicaremos especialmente a profundizar en la obra de Mary E. Richmond e Ida M. Cannon.

Otro centenario de este 2017 y que no nos es ajeno a los trabajadores sociales sanitarios es la publicación de “Die ärztliche Diagnose. Beitrag zur Kenntnis des ärztlichen Denkens”  [El diagnóstico médico. Contribución al conocimiento del pensamiento médico de Richard Koch], citado por F. Topfer y U. Wiesing en The medical theory of Richard Koch I: Theory of science and ethics, artículo publicado en Medicine, Health Care and Philosophy (2005) 8:207–219. Pero de Richard Koch escribe sobre todo Pedro Laín Entralgo médico humanista y autor imprescindible para los profesionales del sistema sanitario, quién lo cita también en numerosas ocasiones en su libro «El diagnóstico médico. Historia y teoría» publicado por Salvat Editores en 1982.

El tiempo pasó para ellos, los pioneros, y pasará para nosotros sus herederos intelectuales. Absorbidos por el día a día a veces olvidamos quienes somos como profesionales y a quién nos debemos. De vez en cuando, a modo de auxilio, el presente nos convoca, sea en aulas, simposios, encuentros… y nos vincula a ellos a la vez que nos compromete a ampliar su legado, hacerlo más grande todavía.

Barcelona, 19 de febrero de 2017 – Dolors Colom Masfret

Presentación de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS)

Dentro de la celebración del V Encuentro UOC de Trabajo Social Sanitario acontecido el pasado 3 de octubre con motivo de la celebración, del Día Internacional del Trabajo Social Sanitario, se presentó la nueva Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS).

Tanto el Postgrado de Trabajo Social Sanitario como luego el Master Universitario de Trabajo Social Sanitario avivaron, en alumnos y profesores, la necesidad de crear una sociedad científica vinculada tanto entorno profesional como al entorno académico, en este caso a la UOC. El potencial humano que nutre el master es fuente de innovación y desarrollo para el trabajo social sanitario como profesión y como disciplina.

El trabajo social sanitario debe mostrarse como lo que es, una profesión cuyos profesionales siguen un método racional de intervención como se dirime del plan de estudios del mismo máster. Hay una metodología docente y una aplicación práctica de los conocimientos adquiridos dentro de las organizaciones sanitarias. Es una lástima que la rutina instalada en algunas Unidades de Trabajo Social Sanitario sea un muro infranqueable que impide un ejercicio profesional adecuado al siglo XXI.

Los profesionales se forman y especializan para ejercer de acuerdo a lo aprendido, a las competencias adquiridas, para aplicar el conocimiento ganado que automáticamente se convierte en servicios para las personas atendidas. Es un tanto absurdo que profesionales formados a lo largo de seis años, cuatro de grado y dos de master, se encuentren con directivos que lo único que reclaman de ellos, es que gestionen recursos o presten determinada información, que resuelvan problemas precipitadamente como lo haría cualquier buen vecino con un mínimo criterio. El trabajador social sanitario cuenta con un knowhow que lo faculta, además de resolver los problemas que se presentan más eficientemente que los resolvería ese buen vecino, para utilizar los servicios y recursos de apoyo existentes en su comunidad más eficazmente. El trabajador social sanitario, él o ella, estudiará la causa, el origen de estos problemas y trabajará específicamente sobre ellos, junto con la persona que los padece y los vive. Y si la persona no objeta, también con su familia. Pero todo ello, requiere de un reconocimiento que avale ese proceder profesional y científico.

Son muchos los profesionales que desde sus posibilidades alumbran ese camino iniciado en 2009 y cuyo principal objetivo es el reconocimiento del trabajo social sanitario como profesión sanitaria. Antes, sensu stricto, mal que pese, y a pesar de retorcer la realidad, no reuníamos los requisitos exigidos en la LOPS, sobre todo al carecer de una titulación propia, oficial, dentro de los Estudios de Ciencias de la Salud. Ahora, este obstáculo, desde junio de 2015 se ha superado. Por ello uno de los primeros pasos que la SCETSS dará, y que con prudencia está dando, será apelar a quienes corresponda para que se reconozca el trabajo social sanitario como profesión sanitaria. La existencia del Máster lo permite y cada realidad necesita de su propia estrategia.

Pendientes de un último trámite administrativo, toda la junta está ansiosa para poder dar forma a los primeros pasos iniciados, tanto en el ámbito autonómico, como el nacional y el internacional.

Así mismo, dentro del sistema sanitario español, ahora que finalmente hay gobierno, vamos a proponer fórmulas para que el trabajo social sanitario sea una realidad consolidada cuyos profesionales asuman las funciones que como profesionales del sistema sanitario les competen. Funciones que dicho sea de paso  son las mismas que competen a los otros profesionales con los cuales trabaja en equipo, estas son: asistencia, prevención, docencia, investigación, gestión clínica e información y promoción de la salud. Lo que variará son las actividades desarrolladas dentro e cada función, pero no la función en sí.

Para terminar se presenta la Junta de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario tal y como quedo constituida:

Presidente, Neri Iglesias Fernández. Consejería Sanidad. Asturias

Vicepresidente, Merce Yuguero Rueda. Atención Hospitalaria. Cataluña

Secretaria, Tesorera Borja Rodriguez Maribona. Jubilada. Asturias

Vocal 1, M Teresa Gijón. Universidad. Andalucía.

Vocal 2, Maria Concepción Abreu. Atención Primaria. Canarias

Vocal 3, Marta Ballester Albarracín. Atención Primaria. Cataluña

Vocal 4, J. Daniel Rueda – Universidad. Castilla León

Vocal 5, Miriam Sánchez Reyes. Atención Hospitalaria.  Madrid

Vocal 6, Juani González – Salud Mental – Canarias

Vocal 7, Dolors Colom Masfret. Universidad. Free lance. Cataluña

 

Barcelona, 7 de noviembre de 2016 – Dolors Colom Masfret