Hoy 11 de Abril es el día del Trabajador Social Ecuatoriano: Felicitaciones desde el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario

Felicidades amigas y amigos, trabajadores sociales y trabajadores sociales sanitarios de Ecuador. En especial los trabajadores sociales sanitarios del Hospital Eugenio Espejo y otros con los que acabamos de tener un encuentro virtual, online, pero como siempre, cálido y afectuoso. La distancia, considerable, no nos ha arrebatado el placer de vernos ni el debate profesional. Los profesionales que siguen este blog, ellos y ellas, en algún momento se unirán también a su celebración.

Nos hemos reunido profesionales de trabajo social sanitario del Hospital Eugenio Espejo, autoridades del  Departamento de Normatización del Ministerio de Salud Pública, Trabajadoras Sociales del Seguro Social, de la Policía, del Hospital Militar, de Solca y de cada hospital del Ministerio de salud.

Ha sido un placer felicitarles y unirme a su Día del Trabajo Social, fecha en la cual se promulgó la Ley de Ejercicio profesional, con la videoconferencia sobre la «Planificación del alta social y el Proceso». Para resumir, hemos tratado «El procedimiento de la planificación del alta hospitalaria y los servicios prestados desde el trabajo social sanitario, subrayo servicios, no recursos, que siempre se apoyan en un diagnóstico social sanitario previo».

El recorrido a veces parece muy largo, sinuoso, difícil de seguir. Los obstáculos nunca faltan en nuestra profesión, eternamente cuestionada por individuos que quieren transformarla, por interés o por ignorancia, en otra cosa. Algunos parece que desean devolverla a los años de la caridad y no les interesa para nada que investiguemos y sobre los resultados proponer fórmulas asistenciales nuevas para que este Estado del Bienestar, tan distinto según las naciones, tenga en todo el mundo la misma finalidad, «ayudar a las personas a ayudarse» y con ello convertirlas en las protagonistas de su propio desarrollo. Las ayudas no pueden generar dependencias extrañas de instituciones y organizaciones que, con voluntad o sin ella, limitan las vidas de quiénes las reciben.

Los trabajadores sociales sanitarios transitamos por ahí. Andando lo que hay que andar, si no desfallecemos, llegaremos a donde vamos: a que el trabajo social sanitario sea reconocido como una profesión y un instrumento profesional de desarrollo individual y por ende, de desarrollo social. Lo importante es el avance, el evitar el estancamiento, el no distraerse con los espejismos que se aparecen en el desierto intelectual en el que vivimos. Lo importante es el adaptarse, la lección, una de las muchas que nos dejó Charles Darwin atraído por su tierra y el archipiélago de las Galápagos. Uno de sus muchos legados se puede resumir muy sucintamente como que «Sobreviven las especies capaces de adaptarse a lo  nuevo, no las que están adaptadas».

Al cambiar la palabra «especies» por la palabra «profesión» se puede colegir que las profesiones, de la mano de sus profesionales, también están sujetas a una selección natural que puede llevarlas a su desaparición. El trabajo social, el trabajo social sanitario no está exento de riesgo si no somos capaces de adaptarlo a las nuevas realidades y, como profesionales superarlas mediante el método científico y evitando caer en la opinión, puesto que si de opinión se trata, cada cual tiene la suya. Es muy distinto contar con la capacidad de adaptarse, superarse, no perderla, que estar adaptado, ahora se dice «vivir en la zona de confort».

Recordemos nuestras funciones, las que nos asignó el Dr. Cabot cuando pensó la profesión: la prevención, la investigación, la docencia y la asistencia.

Acabamos de tener el encuentro virtual, es la tarde para ustedes en Quito, es negra noche para mí en Barcelona. Pero ahora nos queda el sabor de lo vivido, lo hablado, lo sentido, lo debatido y experimentado con relación al trabajo social sanitario.

Gracias por su invitación y de nuevo Feliz Día del Trabajo Social en Ecuador.

Barcelona (con el alma en Quito), 11 de abril de 2017 – Dolors Colom Masfret